Carrera de Arquitectura UNAP cumplió 25 años aportando a comunidades de Tarapacá

Este programa de pregrado es el único que desde 1997 forma arquitectos y arquitectas en la Región de Tarapacá. Como parte del aniversario de esa carrera, docentes y estudiantes realizaron iniciativas con participación ciudadana en Iquique, y jornadas de diálogo para mejorar espacios urbanos.

Con múltiples actividades que incluyeron participación ciudadana y jornadas de diálogo sobre cómo mejorar espacios urbanos, la carrera de Arquitectura de la Universidad Arturo Prat (UNAP) celebró sus 25 años de vida académica, consolidándose hasta ahora como el único programa de pregrado desde 1997 en la Región de Tarapacá, y que se caracteriza por formar arquitectas y arquitectos de excelencia que aportan con proyectos y soluciones que se vinculan a la realidad medioambiental, social y cultural de las comunidades.

“Activando los Territorios” se tituló la iniciativa realizada durante una semana por docentes y estudiantes al interior y exterior del Campus Baquedano de la UNAP, a un costado de la “Plaza 21 de Mayo”, en Iquique.

Se mostró el trabajo de vinculación con la ciudadanía y se incluyó intervención del espacio público con diseños, propuestas audiovisuales, mapas territoriales, expresiones culturales, talleres, seminarios, visitas de escolares y también charlas de especialistas de la Arquitectura formados en la UNAP.

MODELO PEDAGÓGICO

La académica Carmen Valdivieso Vega, directora de esa carrera de pregrado de la Casa de Estudios —perteneciente a la Facultad de Ingeniería y Arquitectura—, se refirió al enfoque docente en la formación profesional de cada estudiante.

“La misión y visión de vinculación con el territorio y el conocimiento que tiene la Universidad, se viene desarrollando en Arquitectura a través de un modelo pedagógico territorial, donde directamente el aula es el territorio, más allá de la convencionalidad de una sala de clases. Se trabaja en un concepto donde cada estudiante desde que ingresa a la carrera tiene que aprender a desarrollar la capacidad de observación a partir de la realidad. Y para ello se considera la experiencia del viaje, el recorrido, el reconocer no solo las ciudades de Iquique y Alto Hospicio, sino también las realidades locales en las diversas comunas del interior, como parte del aprendizaje y entender el territorio”, explicó la profesora, especialista en diseño y construcción sustentable.

PROYECTOS DE FUTURO

Se efectuaron encuentros entre egresadas y egresados de Arquitectura y estudiantes. En la parte superior del edificio del Campus Baquedano de la UNAP se realizó una intervención volumétrica con iluminación nocturna. Y en la Plaza 21 de Mayo de la ciudad hubo una consulta ciudadana: se montó un plano de 11 por 7 metros, sobre el cual transeúntes dejaban por escrito proyectos de futuro que imaginan para la ciudad de Iquique.

“Lo que estamos proponiendo es un método de trabajo que se vincula con la comunidad. Y desde allí ir generando ideas de proyectos, desarrollo sostenible para la región y cuáles son los espacios y lugares de la ciudad que cada habitante reconoce”, explicó la arquitecta y académica UNAP, Carmen Valdivieso.

SELLO Y DISTINCIÓN

También se refirió a aspectos que caracterizan o distinguen a cada estudiante, profesional y docentes de Arquitectura de la UNAP. “El sello, la distinción, es que hay un compromiso ético y profesional con el territorio y con las comunidades que habitan estos. Entonces, no es cada profesional que define de manera singular o propia un resultado, o un proyecto resultante, sino que hay un proceso de diseño, que tiene que ver con recoger las necesidades críticas, funcionales y significativas desde cada habitante”, señaló.

“La visión que tenemos como carrera es pensar la región sustentable. Tarapacá en un proceso de redes colaborativas y de trabajo común que permita avanzar hacia una región sustentable en el tiempo”, dijo.