De juegos de mesa a juegos online

Casi tan viejos como el mundo, los juegos de mesa acompañaron a la humanidad desde tiempos inmemoriales. Han sido una gran distracción y fuente de entretenimiento para millones de personas de todas las etnias y todas las regiones mundiales. Además de ser una manera de relacionarse socialmente que tiene plena vigencia. Como es obvio, se han “digitalizado” tanto como es posible en estos tiempos para poder expandirse.

Viejitos y divertidos

  • Alrededor del año 5.000 A.C habrían comenzado a aparecer los primeros juegos de mesa, con dados, y se han encontrado confeccionados con piedra y hueso en distintas excavaciones ubicadas en varias regiones de Medio Oriente. De más está decir que son miles los juegos de dados que pueden encontrarse hoy en Internet.
  • Suele creerse que el popular Backgammon es un invento inglés del siglo XIX; se equivocaron por varios siglos. En 2004, en el territorio de lo que hoy es Irán, se encontró un tablero de ébano con aplicaciones de piedras semipreciosas, cuya antigüedad se ha calculado en 3.000 años.
  • Go: es el nombre que se le dio en Japón y por el cual es conocido en el mundo al juego de tablero original de China (con el nombre de “Weiqi”) y tendría unos 4.000 años de antigüedad. Se supone que fue creado por el Emperador Yao, con la intención de darle lecciones de estrategia y concentración a sus hijos. Por antiguo y complicado que parezca hoy lo encontramos entre los incontables juegos online a los que podemos acceder con mínimos requerimientos.
  • El Rey de los juegos de mesa, al menos para occidente, es el ajedrez, qué duda cabe. Su invención está disputada entre China y la India, allí por el año 600 A.C. Reconocido como deporte de competición internacional, tiene cientos de millones de adeptos en todo el mundo, y ya casi tantos que lo juegan online como presencialmente. O de las dos maneras, porque quienes lo aman no se limitan a una sola modalidad.
  • El Tokaido está reclamando un lugar entre los juegos de mesa más admirados, que ya lo es en el lejano Oriente. Su nombre hace referencia a una ruta que une las ciudades japonesas de Edo (hoy Tokio) y Kioto, que comenzó a ser recorrida en el siglo XI. Se trata de un juego de mesa para 2 a 5 jugadores, que juegan a recolectar cartas que representan distintas acciones que pueden realizarse a lo largo del periplo entre poblados, en partidas que duran 45 minutos. Y por supuesto puede encontrarse ya en forma de aplicación descargable de los mercados para los dos grandes sistemas operativos.

Por eso decimos que muchos juegos online que conocemos hoy son adaptaciones al mundo virtual de divertimentos antiquísimos, con una historia apasionante que ya está en las enciclopedias, y han podido sortear el paso del tiempo y el olvido de la gente porque demostraron a través de los siglos su capacidad para entretener. La era virtual los inmortaliza y los hace populares en muchas regiones del mundo.