Greenpeace asegura que Dominga está muerta y junto a ciudadanía pondrán lápida a nefasto proyecto

Con los nombres de las más de 100.000 personas que han solicitado la invalidación del proyecto al SEA de Coquimbo, la organización desplegó la frase “NO A DOMINGA” en las oficinas de Andes Iron, empresa titular del megaproyecto minero.

Esta mañana activistas de Greenpeace desplegaron la frase “NO A DOMINGA” afuera de las oficinas de la minera Andes Iron, empresa que busca construir el proyecto, para advertir que llegarán hasta las últimas consecuencias con el fin de proteger este ecosistema amenazado.

La acción se enmarca dentro de la campaña de la que Greenpeace, junto a otras organizaciones sociales y comunidades, han disponibilizado para firmar en la web www.noadominga.cl y pedir formalmente al Servicio de Evaluación Ambiental de Coquimbo la invalidación de la autorización que se le dio al mencionado proyecto, y que hasta hoy, reúne más de 100.000 solicitudes formales de invalidación de ciudadanos, debidamente enviadas a la oficina de partes del Servicio de evaluación Ambiental..

“Esto es un récord histórico. Nunca en la historia de Chile hubo este nivel de rechazo ciudadano a un proyecto minero que es manifiestamente ilegal debido a la violación de la normativa ambiental vigente. Dominga se enfrenta a una marea de gente movilizada que no va a permitir el sacrificio ambiental de un lugar que ha sido identificado como un santuario. Se le entregó un permiso ambiental a medida a minera Dominga, en un proceso marcado por irregularidades y corrupción, con antecedentes respecto de especies en peligro de extinción que están obsoletos, todo para asegurar darle salida al proyecto minero. Esto no lo vamos a permitir” aseguró Matías Asun, Director de Greenpeace en Chile.

El Servicio de evaluación ambiental está obligado a responder individualmente a cada persona que en derecho ha ingresado esta solicitud de invalidación. De no mediar aquello, los ciudadanos que han solicitado la invalidación podrían iniciar acciones legales en un proceso judicial sin precedentes. “La sociedad civil se une como nunca antes en la historia ambiental de nuestro país para llegar hasta las últimas instancias legales y dar fin al proyecto Dominga”, enfatizó el Director de Greenpeace, Matías Asun.

Agrega que “algo tiene que estar muy podrido para permitir avanzar a una evaluación ambiental con estas características. Dominga se aprueba en una actitud cómplice entre Estado y empresa privada para llevar a cabo un sacrificio ambiental de esta zona. Por esto, junto a más de 100 mil personas solicitamos al Servicio de Evaluación Ambiental de Coquimbo, una respuesta formal, quien debe por ley, responder a cada una de estas personas. En el caso que no sea satisfactoria la resolución quedamos cada uno de nosotros, habilitados para recurrir a la justicia regular. Dominga está muerta, no se levantará nunca, ya que no es viable un megaproyecto minero en un santuario de la naturaleza como éste, y que hoy junto a la ciudadanía, le estamos poniendo la lápida a este nefasto proyecto”.

El proyecto Dominga enfrenta múltiples frentes legales y políticos; Quedan los procesos judiciales que mantienen abierta la investigación sobre las posibles irregularidades en la venta del proyecto. Del mismo modo, el equipo legal de la Alianza Humboldt, que agrupa a diversas organizaciones ambientales en contra del proyecto[1], están preparando los alegatos que ocurrirán la próxima semana a la espera de que la Corte Suprema resuelva los cuatro recursos de casación que buscan anular la sentencia del 1° Tribunal Ambiental de Antofagasta (1TA), en la que se ordenó que la comisión de evaluación ambiental de Coquimbo volviera a votar el proyecto Dominga en el mes de Agosto pasado, y que podría dejar sin efecto dicha votación.

Anotaciones:

La gran biodiversidad de la zona hace que esta área sea un sitio de alimentación muy relevante para diferentes especies de cetáceos.

Alteración del hábitat: Dominga tiene un área de influencia directa total en tierra de 11.155 hectáreas, que corresponde a 15.177 canchas de fútbol. La instalación de faenas y la explotación del yacimiento alteran de manera directa el hábitat de numerosas especies nativas. Si este sector es intervenido, es muy probable que este ecosistema único desaparezca para siempre incluyendo las especies endémicas.
Intervención del entorno: Para el funcionamiento del proyecto, se necesitará de una planta de desalinización que puede alterar las características del entorno marino a consecuencia de la descarga de la salmuera al mar además de succionar fitoplancton y zooplancton. Existe evidencia también que las plantas desalinizadoras pueden succionar otras especies marinas.
Mortalidad de especies marinas: El tráfico de embarcaciones puede generar impactos irreparables en los mamíferos marinos de la zona. En el pasado ya se han encontrado especies con heridas ocasionadas por las hélices de embarcaciones. El tráfico terrestre también representa un problema. Es común encontrar especies atropelladas de zorros, iguanas, culebras y guanacos, situación que puede aumentar por el tráfico vehicular ocasionado por el proyecto minero.