José Miguel Carvajal asegura que se debe gobernar desde las regiones

“Más que nunca es evidente que la estructura presupuestaria que rige tanto a los municipios como a los gobiernos regionales no funciona, y no sólo porque los fondos son insuficientes, sino porque no pueden seguir decidiendo por nosotros desde Santiago”.

El próximo 13 de junio se decide quién será el primer Gobernador Regional de Tarapacá, por votación popular. Este nuevo rol, que reemplaza al Intendente (nombrado por el Presidente de turno), es el inicio de la tan anhelada descentralización de Chile. En ese sentido, José Miguel Carvajal, ha venido proponiendo una serie de iniciativas para generar instrumentos que soporten la urgente necesidad de disminuir las diferencias sociales y territoriales. “Nosotros sabemos cuáles son nuestras prioridades y necesidades y, por tanto, sabremos dónde, cómo y cuándo invertir los recursos y cómo distribuir el trabajo. Debemos defender los intereses regionales por sobre cualquier otra consideración”.

La dependencia de los fondos que asigna el Gobierno en Santiago ha sido siempre insuficiente y aún así los montos han disminuido progresivamente estos últimos años, al respecto, señala que “hoy, más que nunca es evidente que la estructura presupuestaria que rige tanto a los municipios como a los gobiernos regionales no funciona, y no sólo porque los fondos son insuficientes, sino porque no pueden seguir decidiendo por nosotros desde Santiago. Allá no saben que hoy Tarapacá es una región quebrada económicamente. La pandemia ha dejado de manifiesto la fragilidad en que sobreviven las regiones del país”.

Es urgente una transformación que de autonomía a las regiones, de modo que cada región decida cómo y cuándo enfrentar sus problemas. Así, es uno de los grandes temas a discutir en la nueva Constitución: el modelo de financiamiento de las regiones. “Necesitamos descentralizar el poder y así dar un impulso a la justicia territorial”, sostiene Carvajal, agregando que “la experiencia internacional también lo dice: centralizar daña tremendamente el desarrollo de los países, sobre todo en el crecimiento equitativo, ¿Quién mejor que cada territorio tiene un mejor diagnóstico de sus urgencias y es capaz de organizar de mejor forma la gestión pública en sus espacios?”.

“Mi interés es generar políticas públicas regionales, profundizando en algunas materias que no son bien establecidas por el Estado, y que obedecen a la lógica de que todas las regiones y sus comunidades son iguales, por eso los programas y proyectos son uniformes. Además, son ineficientes, tardíos y no son lo que necesita y esperan las personas. Es un deber trabajar en aquello que nos permita diferenciar nuestras urgencias y ser más eficientes, demostrándole a las autoridades en Santiago que instrumentos como los subsidios de vivienda o los programas de pavimentos participativos, son eficaces si podemos administrar esos recursos y tenemos las competencias. Además, el Gobierno Regional debe tener una participación activa de la comunidad, y no sólo desde los Cabildos”.

Actualmente las opciones disponibles son ejecutadas por la seremías o directores de servicios, dependientes del gobierno central.

José Miguel Carvajal explica que Tarapaca puede ser un gran laboratorio de políticas públicas regionales con programas y proyectos acordes, demostrando la capacidad regional de decidir, cómo, cuándo y por qué, es decir, una distribución de fondos focalizada que sólo quienes habitamos las regiones, conocemos.

“La comunidad no siente el impacto de los programas porque son muy técnicos, creados en Santiago, con instrumentos globales y bajados por los seremis, la gente no percibe que el Estado está ayudando en salud, generación de ingresos, cultura, deporte”. Indicando que por eso debe crearse nuestros propios instrumentos o mejorarlos, y podremos fiscalizar la mejor utilización de los dineros de programas como Capital Semilla del Fosis, Programa de tierra y agua de Conadi, programas de agua potable rural, entre otros. En resumen estamos hablando de la modernización del Gobierno Regional que hará que los recursos generen el impacto social necesario, que ponga en el centro a las y los habitantes de Tarapacá en la toma de decisiones de su Gobierno Regional.

El panorama actual y futuro es muy difícil por los exiguos recursos que otorga el Gobierno “Por eso necesitamos pensar muy bien cómo enfrentar esta situación el próximo año y los siguientes, buscando tener un Gobierno Regional fuerte, que se haga escuchar en el país y que tome el control de las decisiones que nos afectan a los tarapaqueños, utilizando al máximo las oportunidades que nos ofrece este cambio en la conducción regional”.

Finalizando, Carvajal sostuvo que es importante convocar a todas las fuerzas de la región, a cada pueblo, a los postergados y abandonados, para transformar. “Desde nuestra querida Tarapacá les decimos a las fuerzas políticas conservadoras que aún existen, que debe gobernarse la región con un nuevo proyecto que será innovador, inclusivo, participativo, con sentido social y de urgencias, y se implementaran políticas públicas regionales para descentralizar, para que Chile se gobierne desde las regiones”.