Foro Salesforce: La nueva Constitución debe dar espacio a la innovación

Mejorar la eficiencia del Estado, el acceso a la justicia, impulsar la descentralización, los principios de igualdad de género, inclusión y pluriculturidad, fueron parte de las ideas de Felipe Harboe, Alejandro Fernández y Carol Bown, quienes participaron del Foro de Salesforce: “Conectando sueños con la Constitución del Futuro”. Todos además coincidieron en la necesidad absoluta de asumir la realidad tecnológica, científica y cultural en un contexto de un mundo que es evolutivo.

Los chilenos se encuentran en la recta final de las elecciones donde elegirán a los 155 convencionales que redactarán la Nueva Constitución. Es por eso que Salesforce, líder mundial en CRM, dentro del contexto de diálogos con actores relevantes de la sociedad latinoamericana, en este capítulo de Chile, realizó un foro con tres de los candidatos a constituyentes, que de ser electos, tendrán la misión de escribir el texto de la nueva Carta Magna chilena.

El panel estuvo conformado por Carol Bown, Felipe Harboe, Alejandro Fernández, y de moderador Alejandro Anderlic, Director de Asuntos Gubernamentales de Salesforce para Latinoamérica. La conversación giró en torno de la necesidad de innovación, descentralización, acceso a la justicia, igualdad y eficiencia del Estado, entre otros relevantes temas.

Visibilizar la realidad del Chile total en miras de la innovación

Iniciando la conversación, los participantes dejaron claro que, pese a que las constituciones no regulan el detalle de las cosas, si estipula el principio de ellas. Desde esa perspectiva, aquí se planteó la necesidad de dejar plasmados 4 principios: Igualdad de género, inclusión, pluriculturidad y eficiencia del Estado. “Con esto obligaríamos a todos los gobernantes y legisladores futuros, cualquiera sea el color político, que todas las leyes deban incluir estos cuatro principios”, aseguró Felipe Harboe.

Para Alejandro Fernández hay que además mejorar el acceso a la justicia. “En la actualidad solamente las personas que cometen delitos en nuestro país tienen asegurado el acceso a la justicia. De hecho, el estado le paga un abogado para que se defienda. En cambio, la víctima no tiene ninguna protección, el Ministerio Público y la Fiscalía investigan, pero si la víctima quiere presentar querella está impedida si no tiene los recursos”, puntualizó.

Para Carol Bown lo primero que hay que pedirle al Estado en el proceso constituyente es que entregue a los chilenos orden, seguridad y justicia, porque de lo contrario la gente empieza a defenderse y a hacer justicia por sus propios medios. “Creo que va todo de la mano. Hoy día tenemos muchas denuncias de todo tipo. Se hacen las denuncias y luego no se hace nada. Acá no es que el orden público esté dado solamente por Carabineros o PDI, es una mezcla entre las policías, los fiscales, los jueces, y también los parlamentarios cuando no cambian la ley cuando se necesita. Sin orden público, sin seguridad y sin justicia no hay nada, no hay libertad de desplazamiento, no hay libertad de emprendimiento, de trabajo, prácticamente nada”, recalcó.

Todos coincidieron en la necesidad de la descentralización efectiva donde se genere un pacto social que redistribuya el poder. Primero de Santiago a las regiones, y en segundo término, una descentralización de las capitales regionales con las zonas más rurales. La idea incluye entregar más recursos económicos y técnicos a los municipios, ya que son ellos los que pueden entregar soluciones rápidas concretas y eficientes. “Hoy en día no es lo mismo mirar Chile desde una región que mirarlo desde la Capital. Mientras en Santiago se discute cual será la nueva línea del metro, a lo largo del país hay más de 700 mil personas que no tienen agua potable, otro tanto más vive sin energía eléctrica. En la región que yo represento (Ñuble) sólo un 26% tiene conectividad a internet…7 de cada 10 ñublensinos quedan fuera de ese proceso”, manifestó Harboe. “Y tendrá que existir una redistribución de ingresos en los municipios para que aquellos con población más vulnerable reciban mayores ingresos”, especificó Bown.

Durante el foro también surgió la idea de establecer principios y derechos sociales básicos garantizados, para que independiente de la capacidad de pago de las personas vivienda, salud, educación y pensiones estén garantizadas por el sistema público.

“Construir sobre los espacios comunes y olvidarnos por un momento de ciertos antagonismos históricos o circunstanciales para efectivamente poder lograr el objetivo que al final del día todos tenemos como norte, por lo que sigo celebrando las coincidencias a pesar de las diferencias”,acotó Alejandro Andrelic, moderador del foro, quien trajo a la mesa cómo la tecnología ha sido un aliado clave este último año, para comunicarnos, aprender y trabajar mejor. Desde ese contexto, consultó a los candidatos sobre cómo ven incluido el concepto de innovación, -valor fundamental en Salesforce-, en una Nueva Constitución.

Para Fernández, las tecnologías hacen más fácil la participación. “Hay que pensar en mecanismos de democracia directa en algunos casos. Por ejemplo, en decisiones locales o regionales. Ahí está el desafío de cómo repensamos las instituciones, hacer un Estado menos rígido con capacidad de ir reaccionando a los cambios a tiempo, de lo contrario, nuestra nueva Constitución volverá a quedar obsoleta al poco andar. Es importante ser innovador”, puntualizó.

“La Constitución debe dar espacio a la innovación, creatividad y reconocer que todo es evolutivo. Hay que asumir la realidad tecnológica, científica y cultural del mundo actual y del mañana. Pretender que la Constitución imponga una visión de sociedad permanente, es un riesgo de obsolescencia de corto plazo. Estamos trabajando en una propuesta para establecer una entidad intermedia que no existe en Chile. Es una especie de cuerpo colegiado entre un grupo de parlamentarios y un grupo del gobierno, lo que se llama ‘La directiva de funcionamiento’, con un grado de flexibilidad mucho mayor. Los legisladores deben acostumbrarse a utilizar el lenguaje evolutivo”, explicó Harboe.

Por su parte Bown apuntó a la necesidad de innovación en su distrito “La región de O’Higgins es agrícola y minera y todos preguntan qué vamos a hacer con el agua, aquí hay un desafío de innovación tremendo, conocemos realidades de otras partes donde utilizan tecnología para reutilizar el agua, desmineralizarla, etc”.