La importancia de financiar el acceso al agua potable

Empresas que se dedican a proveer acceso al agua potable -Acuaobra, Integraciones Eléctricas, Voltari y la Constructora EyC- comparten una historia en común: han conseguido financiamiento para ejecutar sus obras a través de la gestión de créditos que realiza Doble Impacto, el crowdlending que hace realidad la Banca Ética en Chile.

Se ha dicho -y se sabe- que el agua es un recurso natural cada vez más escaso, sobre todo como consecuencia del cambio climático. Pero pocas veces se toma en consideración que transcurridas dos décadas del siglo XXI existan familias y comunidades que no han contado nunca con acceso efectivo y de calidad al agua potable, tan necesaria cuando se atraviesa una emergencia sanitaria como la que estamos enfrentando.

Especial prioridad tiene para la Banca Ética -que hoy funciona como plataforma de financiamiento llamada Doble Impacto- atender proyectos sustentables y de impacto positivo medioambiental y social, para aportar en la disminución de las brechas de desigualdad.

LA DIVERSA RUTA DEL AGUA

Diego abre la llave del agua en el lavaplatos de la cocina de su departamento. Deja que escurra, pone el dorso de la mano y así advierte si está fría como para beberla. Diego repite sagradamente ese ejercicio todas las mañanas. Así empieza su día.

Pero lejos de la ciudad en donde Diego abre una llave para tomar agua potable todas las mañanas de su vida, existen comunidades que no cuentan o nunca han contado con acceso a este vital elemento.

Hugo Durán, socio y representante legal de Voltari, empresa que se dedica al aprovisionamiento de Agua Potable Rural (APR), por medio de la construcción de las obras necesarias para aquello, cuenta que actualmente están trabajando en extender el servicio de agua potable y alcantarillado a cien viviendas en un sector de la región de Los Lagos.

Se trata de una población ubicada en Panguipulli Alto-Cheuquén y que aún no cuenta con este recurso para todos sus habitantes.

“El contar con agua potable y alcantarillado tiene que ver con el acceso a un servicio básico que es vital y que apunta a entregar mayor dignidad a las personas. Pero también aporta en relación con la capacidad que se pueda tener para poder emprender y desarrollarse; en el sentido de que, si alguien quiere llevar adelante cualquier emprendimiento que esté relacionado con alimentos u otros, requiere, por ejemplo, de resolución sanitaria, para lo cual siempre le exigirán tener agua potable y alcantarillado”, dice.

Así como el caso de Voltari, la empresa Integraciones Eléctricas, también se encuentra desarrollando una obra que le permitirá a 650 familias acceder a este servicio.

“Imagínate, se trata de un impacto gigante”, afirma Luis Rossé, representante legal y socio de esta empresa de ingeniería que desarrolla obras para habilitar APR.

Para él, abastecer de agua potable a familias que viven en una zona rural, que en este caso es Las Hornillas-El Emboque en Linares, “es mejorar considerablemente la calidad de vida, porque hoy más que nunca es importantísimo el aseo, el lavado de manos”.

“Hay beneficiarios nuevos que contarán con agua potable y a otros se les mejora la calidad de la presión del servicio, entre otras cosas”, detalla.

Desde la empresa Acuaobra, también dedicada a desarrollar obras para los programas de aprovisionamiento de Agua Potable Rural Individual (APRI), su gerente general y dueño, Rodrigo Contreras, coincide en la importancia de que se desarrollen y financien este tipo de proyectos.

“Somos de primera necesidad, sin agua potable no se puede matar este bicho. Hay que lavarse las manos, somos indispensables en ese sentido”, dice.

Juan Cataldo, en tanto, gerente de Constructora EyC, apunta a que “las obras en APR tienen un componente social fuerte. Las intervenciones para dar acceso al agua potable son muy necesarias, porque dan dignidad, otorgan estándares mínimos para las personas. Resuelven la desigualdad. A la gente le cambia la vida cuando pasa de sacar el agua con un tarro del canal a poder abrir una llave y ducharse con agua caliente”.

Y tanto Acuaobra, como Integraciones Eléctricas, Voltari y Constructora EyC comparten además la historia en común que han conseguido financiamiento para ejecutar estas obras a través de la gestión de créditos que realiza Doble Impacto, el crowdlending que hace realidad la banca ética en Chile.

Los créditos gestionados para cada uno han sido a razón de conocer el funcionamiento de este sector, que muchas veces opera con licitaciones y retraso en los pagos, y que, por ende, no siempre cuenta con la liquidez necesaria para invertir en la adquisición de activos. Además valoran la comunicación con los potenciales inversionistas, y esta manera poner en valor el impacto positivo que tiene este tipo de actividades en la sociedad.

“El crédito que gestionó Doble Impacto nos dio holgura para seguir trabajando”, dicen desde Acuaobra, mientras que en Voltari rescatan que se trató de “una experiencia enriquecedora y agradable, sobre todo en términos de información, rapidez y transparencia”. En tanto, para Integraciones Eléctricas fue una gestión “rápida y óptima” para conseguir “el crédito para financiar una obra de agua potable rural”.

Desde Doble Impacto, el subgerente de Impacto Gerardo Wijnant, afirma que “estamos fuerte y decididamente comprometidos con estos objetivos y en apoyo a las empresas y organizaciones que ponen foco en la solución de este grave problema y tremendo desafío. Pueden contar con nosotros, para gestionar financiamiento que sea a la medida de las necesidades específicas de cada proyecto y empresa, acompañando el proceso, con el aporte de un número cada vez más creciente de inversionistas preocupados de hacer un uso consciente del dinero y este tipo de iniciativas lo logran plenamente”.