Las máquinas tragamonedas más populares de Chile

Los juegos de azar y apuestas en Chile van mucho más allá de un simple pasatiempo. Se trata de una pasión y casi una cultura. Los juegos de cartas, dados, ruleta, bolas, y en especial las máquinas tragamonedas; todos forman parte de la vida del chileno.

Sin embargo, las normas con respecto a este tipo de juegos de azar son muy estrictas, sin mencionar que la distribución de las ganancias y los impuestos ordenados por la ley suelen ser asfixiantes para este modelo de negocios.

Por tal razón, los chilenos han ideado fórmulas un tanto singulares para seguir disfrutando tanto del juego como de las ganancias que estos dejan a la casa. Siendo las máquinas tragamonedas unos de los más populares.

¿Máquinas tragamonedas o traga billetes?

Desde su invención, las máquinas tragamonedas han funcionado, valga la redundancia, con monedas. De allí su nombre.

Ya sea la moneda local o la moneda interna de los casinos; la fórmula para jugar en estas máquinas ha sido siempre la misma:

  1. Insertas la moneda
  2. Halas la palanca
  3. Esperas un resultado que sea favorable para ti y no para la casa

Ahora bien, el chileno de alguna forma ha conseguido llevar este juego a un nuevo nivel.

De hecho, los jugadores consideran que las tragamonedas son un juego de destreza y no de azar. La suerte no es algo aleatorio sino una cualidad que se entrena.

Incluso las máquinas son diferentes, ya no funcionan con monedas, sino que introducen billetes para poder jugar.

Claro que, esto último suele verse con más frecuencia en los cada vez más numerosos casinos ilegales.

Es tanto el auge de los casinos clandestinos en Chile que, en contra de la ley; suelen estar muy cerca los unos de los otros. Algunos se resumen en 8 o 10 máquinas “tragamonedas” solamente. Y, aun así, viven llenos.

Ahora bien, aunque su popularidad es indiscutible; las tragamonedas clandestinas tienen sus desventajas, de entre todas, tu seguridad como jugador.

Por tal razón, los grandes casinos legales como Dreams Temuco aún conservan un alto número de visitas cada día. Tanto de jugadores regulares como de turistas.

Después de todo, no hay nada como ir a un casino en toda la regla; un lugar donde el tiempo parece no transcurrir y, en donde de seguro hay una tragamonedas que ya ha sido “girada” varias veces ¡esas son las que más probabilidades tienen de soltar un premio!

Por supuesto, los grandes casinos implican un gran gasto. Y honestamente, a largo plazo siempre termina ganando la casa. Es allí donde aparece la tercera opción.

Y es que, mientras el juego exista, las personas, en especial los chilenos; buscarán la mejor forma de apostar, esa que implica la menor tasa de riesgo.

De allí deriva el concepto de casinos virtuales.

Los casinos virtuales, y en especial las tragamonedas; ofrecen lo mejor de las dos versiones antes mencionadas: seguridad, y una experiencia electrificante.

Con anfitriones animados, música pegadiza y la palabra juega aquí escrita con luces de neón. Esta experiencia virtual es tan real, que sentirás como si tuvieras el casino en tu propia casa.

Y esa es la principal razón por la cual son tan populares.

De hecho, a nivel de leyes todavía se encuentran en un espectro gris, lo que los convierte en una alternativa aún más tentadora, ¿te gustaría probar la experiencia? ¡Pues estás de suerte, está a un clic de distancia!