Condenan a 6 años de presidio a integrantes de banda de tráfico de droga chileno-boliviana

Tres de sus miembros recibieron las penas efectivas de 6 años de presidio, mientras que la mujer de uno de ellos, quien también participó en el delito, fue condenada a 5 años de presidio.

Como autores del delito de tráfico ilícito de estupefacientes fueron condenados cuatro miembros de una banda chileno-boliviana que se dedicaba al ingreso al país de importantes cantidades de cocaína y marihuana para comercializarlas entre la ciudad de Copiapó y la Región Metropolitana.

De acuerdo a lo que se probó en el juicio oral, mediante diversas técnicas de investigación previstas por la Ley 20.000, personal de la Brigada Antinarcóticos pudo determinar que los acusados de nacionalidad boliviana Sandra Rengel Aguirre y su pareja Félix Huanca Mamani, con domicilio en la localidad de Pozo Almonte, se dedicaban a la comercialización y acopio de sustancias ilícitas. Específicamente el 18 de agosto del año pasado, estos imputados se reunieron con los acusados Atricio Paredes Flores y su amigo Mauricio Araya Vilca, entregándoles droga que estos últimos guardaron en un vehículo.

Cuando los policías intentaron fiscalizar el automóvil, los acusados lanzaron por la ventana una mochila que luego fue revisada encontrando en su interior 5 kilos 946 gramos de cocaína. Finalmente los imputados fueron detenidos a la altura del control carretero de Huara.

Horas más tarde detuvieron a los imputados Huanca Mamani y Rengel Aguirre en su domicilio, encontrándoles 20 kilos 350 gramos de marihuana, 12 kilos de pasta base de cocaína y 683 mil pesos en dinero en efectivo.

En el juicio, la Fiscalía de Alto Hospicio presentó los testimonios de los funcionarios de la Briant que participaron en el procedimiento y la prueba pericial que confirmó la naturaleza de la droga incautada. Además presentó prueba documental referida a las condenas anteriores que tenían Mauricio Araya, Félix Huanca y Atricio Paredes.

Terminado el juicio, el tribunal oral en lo penal de Iquique resolvió condenar a Félix Huanca Mamani, Atricio Paredes Flores y Mauricio Araya Vilca a las penas efectivas de 6 años de presidio mayor en su grado mínimo, como autores del delito de tráfico ilícito de estupefacientes. Por el mismo ilícito fue condenada Sandra Rengel Aguirre a la pena de 5 años de presidio menor en su grado máximo.