Cómo reconocer las señales de la leucemia

La leucemia es el cáncer a la sangre que afecta los glóbulos blancos de tu cuerpo que, por lo general, están a cargo de combatir las infecciones y las enfermedades. Las personas que sufren de leucemia han deteriorado los glóbulos blancos que desplazan las células sanas y que dan lugar a problemas graves.La leucemia puede desarrollarse rápida o lentamente, y existen muchos tipos. Reconoce los síntomas comunes de leucemia y aprende cuándo buscar un tratamiento.

Moretones como signo de la LeucemiaDetectar los síntomas comunes

Revisa los síntomas parecidos a los de la gripe. Estos síntomas son la fiebre, el cansancio o los escalofríos. Si estos síntomas desaparecen en unos días y te sientes sano de nuevo, es probable que solo hayas tenido una gripe. Dicho esto, si los síntomas parecidos a los de la gripe no desaparecen, ve al médico. Los pacientes de leucemia por lo general confunden los síntomas de la leucemia con los de la gripe u otras infecciones. En particular, debes buscar lo siguiente:
· debilidad o cansancio constante;
· hemorragias nasales frecuentes o graves;
· infecciones repetitivas;
· pérdida de peso inexplicable;
· ganglios linfáticos inflamados;
· bazo o hígado hinchado;
· sangrado o aparición de hematomas con facilidad;
· manchitas de sangre en la piel;
· sudoración excesiva;
· calambres en los huesos;
· sangrado en las encías.

Registra tu nivel de fatiga. La fatiga crónica por lo general es uno de los primeros síntomas de la leucemia. Como la fatiga es muy común, muchos pacientes ignoran este síntoma. La debilidad y la poca energía pueden acompañar la fatiga.

La fatiga crónica es diferente de la sensación de cansancio. Si sientes que no estás concentrado o como que tu memoria es más débil de lo normal, es posible que tengas fatiga crónica. Otros síntomas son los ganglios linfáticos hinchados, dolores musculares nuevos e inesperados, dolor de garganta o un cansancio extremo que dura más de un día.

Controla tu peso. Bajar de peso sin razón alguna con frecuencia es un síntoma de la leucemia. Puede ser un síntoma sutil y si aparece solo no necesariamente indica que tengas cáncer. Aun así, si bajas de peso sin cambiar tu dieta normal ni tus hábitos de ejercicios, es importante que vayas al doctor.

· Es normal que el peso fluctúe con el paso del tiempo. Busca una caída lenta pero constante en tu peso sin que hayas hecho ningún esfuerzo.

· La pérdida de peso que se relaciona con la enfermedad normalmente viene acompañada de una sensación de poca energía y de debilidad en vez de una mejor salud

Presta atención a los moretones y al sangrado. Las personas con leucemia suelen tener moretones y sangrar con más facilidad. Una de las razones es porque tienen menos glóbulos rojos y plaquetas, que causan anemia.] Presta atención si al parecer te aparecen moretones después de cada golpecito o si empiezas a sangrar en gran medida por un corte pequeño. Este es un síntoma sumamente importante.También debes tener cuidado si tus encías sangran.

Examina tu piel para ver si tienes manchitas rojas. Se verán como manchas fuera de lo común, a diferencia de las manchas que te aparecen después de hacer ejercicios o las manchas del acné. Si vez manchitas rojas y redondas en tu piel, las cuales no tenías antes, ve al doctor de inmediato. Parecerán un sarpullido más que sangre.Generalmente se forman en grupos en la piel.

Determina si tienes infecciones con más frecuencia. Como la leucemia daña los glóbulos blancos sanos, pueden aparecerte infecciones con más frecuencia. Si tienes muchas infecciones en la piel, garganta u oído, tu sistema inmunológico puede haberse debilitado.

Fíjate si te duelen los huesos. Si te duelen los huesos y no hay ninguna razón para que te duelan, considera someterte a una prueba para la leucemia. El dolor de huesos que se relaciona con la leucemia puede ser debido a que la médula ósea se llena de glóbulos blancos. Las células leucémicas también pueden acercarse a tus huesos o entre tus articulacioneS.

Debes conocer los factores de riesgo. Algunas personas están más predispuestas a tener leucemia. Aunque tener algunos factores de riesgo no significa que con toda seguridad tendrás leucemia, es importante que reconozcas los factores de riesgo. Puedes correr un mayor riesgo si tienes o has tenido:
· Terapias contra el cáncer, como la quimioterapia y radiación.
· Trastornos genéticos.
· Has sido un fumador.
· Familiares con leucemia.
· Has sido expuesto a los químicos, como benceno.