Integra apuesta por espacios educativos enriquecidos y materiales didácticos pertinentes, desafiantes y estéticos

Contar con espacios educativos de calidad que garanticen a los niños y niñas condiciones de bienestar y seguridad para desarrollar sus procesos de aprendizaje y desplegar todo su potencial en el aula, es el objetivo propuesto por Integra para la construcción de salas cuna y jardines infantiles en la región.

Jardin Fundacion Integral TarapacaLo anterior se refleja en las recientes inauguraciones. El jardín infantil Ecos de Esperanza, completamente nuevo, del sector El Boro, con una inversión que supera los más de 600 millones de pesos y con una superficie de 735.90 metros cuadrados, es uno de los más modernos en su estilo. Cuenta con 2 niveles de salas cuna y 2 niveles medios, además de una sala de lactancia materna y patio de juego, entre otros.

Este y otros recintos educativos, donde destaca el nuevo jardín infantil Mar de Colores de caleta Chanavayita, que se encuentra en su etapa final, cuentan con ambientes educativos y laborales enriquecidos, enfocados a proveer, espacios cómodos y seguros, con equipamiento y materiales en cantidad suficiente, pertinentes, desafiantes y estéticos.

En este sentido y tal como lo señala la directora regional de la institución, Yocelin Sanhueza, cada año la dirección de Educación realiza un proceso de selección técnico-pedagógica de aquellos materiales que permitan potenciar la sensibilidad, la creatividad y promover el juego para el desarrollo pleno y la felicidad de los niños y niñas.

Materiales didácticos para el desarrollo

La calidad de los materiales de los jardines de Integra, permite a los niños y niñas vivir experiencias que los sensibilizan frente a su entorno natural, cultural y cotidiano, de modo que les permite desarrollar mayores niveles de percepción y de capacidad imaginativa para gozar, disfrutar y expresar su singularidad.

En los recintos educativos de Integra, se encuentra: La Alfombra sensorial. A través de este entretenido y colorido juego los niños y niñas, entre 6 meses y 2 años, aprenden a ejercitar los movimientos finos y gruesos de su cuerpo, perfeccionar su desplazamiento y equilibrio, potenciar la exploración sensorial, desarrollar el lenguaje.

También encontramos el Árbol apilable, donde los niños y niñas desde los 2 años aprenden a perfeccionar la coordinación viso-motriz fina, ejercitar el control de sus movimientos, ejercitar la atención y concentración y establecer las relaciones espaciales.

El juego de paracaídas, compuesto por tres paracaídas de tamaño pequeño, con pelotas, diseñado en tela y con manillas para tomar sostener, adecuadas a la mano de los niños y niñas.

Muñecos de goma sexuados con características físicas étnicas, de tamaños adecuados para sala cuna y niños y niñas desde los 2 años en adelante. Con ellos aprenden a diferenciar las características físicas entre los niños y niñas; Valorar las diferencias entre las personas; Asumir diferentes roles; establecer relaciones socio-afectivas en los juegos que realizan.

Con este juego los niños y niñas aprenden a integrarse a situaciones de juegos grupales, descubrir el agrado de convivir con otros, ejercitar la coordinación visomotora y los movimientos gruesos de su cuerpo, ejercitar la atención y concentración.

Y los set de autos de madera, los cuales tienen un orificio en la parte superior “Ventanas del auto”, que permite al niños agarrar el auto con sus manos para desplazarlos en distintas direcciones. Favorece a los miembros de un grupo a compartir, interactuar y organizarse asignando roles, funciones, tareas, que persiguen un propósito específico. Promueve el aprendizaje de la cultura vial, trasmitiendo las “reglas” de tránsito, de modo que los niños puedan ir poniéndolas en práctica, al momento de jugar con los autos.

Integra pertenece a la Red de Fundaciones de la Presidencia. Con 25 años de experiencia, es uno de los principales prestadores de educación parvularia en Chile.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.