Con un mensaje hacia los más pobres y necesitados el Arzobispo de Santiago encabezó vía crucis

El Cardenal Ricardo Ezzati se trasladó hasta la comuna de La Pintana para realizar junto a cerca de 300 pobladores, entre feligreses, jóvenes y adultos mayores el tradicional Vía Crucis de Viernes Santo.

Cardenal Ricardo EzzatiPasadas las 6 de la tarde de este viernes, el Cardenal Ezzati en compañía del Obispo Auxiliar y Vicario de la Zona Sur, Padre Pedro Ossandón, comenzaron la procesión desde el Parque El Roble hacia las distintas calles que rodean el sector de la Parroquia San Esteban Martír de La Pintana.

Si bien sólo se representaron 6 de las 14 estaciones que recorrió Jesucristo desde Jerusalén hasta su crucifixión, debido a la gran asistencia de adultos mayores, cada uno de los asistentes pudo comprender el calvario que vivió Jesús previo a su crucifixión, quienes emocionados observaron y escucharon atentamente las palabras del Pastor.

Durante el trayecto, el Arzobispo de Santiago, recordó los problemas actuales que vive la comuna, recordando el mensaje de misericordia de la iglesia para este año: “Siempre viene muy bien hacer el camino de la Cruz como lo hacemos todos los años en sectores donde la pobreza y los problemas están golpeando la puerta y el corazón de mucha gente”, exhortó.

Para este año cada una de las capillas y sus parroquianos se encargaron de representar lo más solemne posible la ceremonia, designando encargados de llevar la cruz, entonar cantos y cuidando que los asistentes no se perdieran ninguna representación.

Ita Araya, feligresa de años en la comuna, no dejaba de manifestar su inmensa alegría por vivir un Vía Crucis junto al Cardenal: “Nos parece fabuloso que nuestro pastor nos venga a acompañar a nuestra comuna, una comuna que está un poco olvidada por parte de las autoridades, así que es muy importante que podamos expresar nuestra fe”, dijo.

Finalmente, el Cardenal hizo un llamado a continuar con las actividades de Semana Santa, recordando que “la Pasión del Señor siempre continúa a lo largo del tiempo en el sufrimiento y en tantas situaciones de dolor de las personas. Es un camino de cruz que nos lleva a la resurrección y que no termina con la muerte de Jesús, termina en la resurrección y en una vida nueva”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.