Cómo mantener un sueño adecuado y lograr un descanso reparador

Establecer horarios, evitar consumir elementos como cafeína o alcohol, o no realizar ejercicios físicos muy enérgicos, son algunas de las conductas que deben implementarse previo a la hora de dormir.

Sueño reparadorSin duda la llegada de fin de año puede transformarse en un momento de estrés para muchos, con la programación de las vacaciones de verano, los compromisos clásicos de esta época, y sobre todo, el cansancio acumulado de los últimos doce meses. Si a esto le sumamos malos hábitos de alimentación, sedentarismo y varias horas frente a la TV, nos arriesgamos no solo a dormir poco, sino que a dormir mal o no descansar.

“No lograr un sueño reparador repercute directamente en nuestra calidad de vida. Por esta razón, es fundamental mantener una buena higiene del sueño, que son hábitos que permiten y promueven un buen dormir, y, por lo tanto, nos ayudan a reponer nuestro organismo, además de restaurar funciones cognitivas, lo que nos permitirá funcionar de manera óptima en el trabajo o cualquier actividad que realicemos día a día”, afirma Paulina Hernández, Jefa de Producto del Programa Vivir Bien de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos.

Las consecuencias de los trastornos del sueño pueden ser muchas: desde problemas cognitivos, un aumento en la posibilidad de accidentes, irritabilidad, una baja considerable en la productividad laboral, hasta un mayor riesgo de enfermedades, como la obesidad, la diabetes y la hipertensión.

El tiempo necesario de sueño variará entre cada individuo, pero generalmente cambia a medida que se envejece. Los niños en edad escolar (5-10 años) necesitan de 10 a 11 horas de sueño, los adolescentes (10-17 años) necesitan de 8,5 a 9,5 horas y los adultos, de 7 a 9 horas. Como sea, la mejor manera para saber si se durmió lo suficiente es observando cómo nos sentimos a la mañana siguiente. Así, síntomas como el cansancio, la irritabilidad y la somnolencia pueden ser indicadores de que se ha dormido poco.

En este contexto, la compañía experta en servicios de calidad de vida, a través de su Programa Vivir Bien, entrega simples consejos para lograr una correcta higiene del sueño y así lograr un descanso reparador:

· Establezca horarios regulares tanto para dormirse, como para levantarse, incluso los fines de semana. Si siente que debe levantarse más tarde el fin de semana, no lo haga más allá de una hora de sus tiempos acostumbrados.

· Evite la cafeína, nicotina y el alcohol antes de irse a dormir.

· Practique ejercicio regularmente, pero evite realizar actividades enérgicas un par de horas antes de dormir.

· Convierta el ambiente de la habitación en un lugar propicio para el sueño, manteniendo una temperatura adecuada, un colchón confortable y niveles mínimos de sonido y luz.

· No es recomendable comer antes de dormir, sobretodo alimentos muy pesados para el estómago. Intente cenar liviano y al menos 2 horas antes de irse a acostar.

· Establezca una rutina antes de acostarse. Por ejemplo, poner un poco de música suave, alguna rutina de belleza, o alguna lectura a elección.

· Duerma solo cuando tenga sueño. Si no se queda dormido en unos 20 minutos, realice alguna actividad que le “aburra” hasta que le dé sueño.

· No transforme su tiempo en la cama en el tiempo de resolver sus problemas. Haga una lista de las cosas para hacer al día siguiente para que no queden dando vueltas en su mente, así evita que siga trabajando durante la noche.

· No tome siestas, o no por más de 20 minutos. Lo importante es no llegar a la fase de sueño profundo durante las tardes. Recuerde que el sueño perdido no se recupera. El cuerpo, a pesar de descansar, recuerda y acumula a lo largo de los días la falta de sueño, y aunque intentemos descansar de más un día con una siesta, esto no sirve para recuperar lo que no se ha dormido en días anteriores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.