Compañía Española de Bomberos No. 1 marca distancia con la Sociedad de Beneficencia de Iquique

Bomberos afirmaron mantener un distanciamiento con los directivos de la Beneficencia y el Casino Español, pero mantienen latente el origen histórico del “espíritu de hispanidad”. Indicaron (con documentos en mano) que el edificio patrimonial donde funciona la compañía fue recientemente regularizado como propiedad de la colectividad española después de 100 años, es decir en 1981.

Museo Historico de Compañía Española de Bomberos 1 de IquiqueUna inusitada circunstancia se vive con las versiones de la pésima relación entre la Compañía Española de Bomberos No. 1 de Iquique y la Sociedad de Beneficencia Española, esencialmente por la propiedad de las instalaciones del actual Cuartel de Bomberos ubicado entre Lynch con Bolívar. Por ello, el Teniente Secretario Víctor Carvajal Ahumada junto a Rene Pereira Funes, director de la institución aclararon públicamente los hechos.

Aclaración

De esta manera, explicaron que la Compañía de Bomberos comenzó a funcionar en 1871 cuando Iquique era territorio peruano, y participaban bomberos voluntarios de nacionalidad peruana y de algunos españoles, con quien formaron la sección de zapadores. “Desconocemos la fecha exacta de construcción del primer cuartel que estaba ubicado a un costado de la Ex Aduana, donde funcionó hasta el 9 de Mayo de 1877, cuando un terremoto y posterior tsunami lo hicieron desaparecer. Meses después, el municipio peruano entregó el sitio ubicado entre la intersección de calle Bolívar con Patricio Lynch, donde se levanto el cuartel, edificio que se conserva hasta estos días”, explicó el Teniente Víctor Carvajal.

Como se conoce, la Guerra del Pacifico (1879 -1884) provocó cambios por la ocupación chilena en Iquique, donde los bomberos peruanos tuvieron que abandonar la ciudad, quedando la Compañía paralizada, siendo reorganizada por los bomberos españoles para evitar su disolución, lo que genero el cambio de nombre y su relación con la colectividad española de la época. Sin embargo, con el tiempo se contó con la participación de personas de diversas nacionalidades, por lo que en la actualidad no se cuenta con miembros de dicha colectividad. Y esta relación concluyó ante la promulgación de la Ley Marco, que obliga hoy a todos quienes quieran ser Bomberos, deberán graduarse en la Academia Nacional de Bomberos de Chile.

De esta manera, -sostienen los directores- se marco el distanciamiento, que implico que la mantención y cuidado del cuartel recayera exclusivamente en los Bomberos, ya que la Beneficencia Española efectuaba aportes esporádicos e insuficientes, manteniéndose por los aportes de los voluntarios o personas ajenas a la institución. “No obstante ello se siguió representando a la Colonia Española de Iquique en diferentes actividades y ceremonias a nivel local y nacional, dejando en alto el espíritu de hispanidad ante otras unidades de bomberos de igual naturaleza, donde con sana envidia se miraba como los bomberos y las colectividades hispanas funcionaban y apoyaban mutuamente”, testificaron.

Cuartel

Revelaron que debido a que durante años fueron dirigidos por miembros de la Beneficencia Española, y declarando que existieron muchas situaciones irregulares a sus espaldas, la colectividad se percató que el Cuartel ubicado en calle Patricio Lynch No. 297, que fuera entregado bajo administración peruana, no se encontraba regularizado, y se ampararon en el Decreto Ley No. 2.695, por lo que en 1981 -ósea a más de cien años de la construcción del cuartel-, realizaron gestiones ante Bienes Nacionales para regularizar su inscripción. Asegurando ante ese organismo público que la Sociedad de Beneficencia Española de Iquique ocupaba por más de cinco años en forma exclusiva dicho bien raíz, el cual habían adquirido mediante ocupación tranquila. “Este hecho pudo ser descubierto por Bomberos recién el año 2014 y por información proporcionada por terceras personas”.

Controversia

Los miembros del Cuerpo de Bomberos de Iquique señalaron que “el terremoto y Tsunami que afecto nuestra ciudad el 2014 genero daños importantes en la estructura del centenario cuartel, el cual después de años fue visitado por miembros de la Beneficencia Española de Iquique y la Inmobiliaria España, encabezados por los presidentes de ambas entidades Marco Antonio Fernández y Oscar Cajiao, respectivamente, quienes recién en esos momentos dieron a conocer que el edificio contaba con un seguro contra incendio, por lo que no contaban con fondos para reparar los daños estructurales. No obstante Fernández comprometió su apoyo técnico, iniciándose de esta manera un nuevo intento por unir las colectividades hispanas de Iquique”.

La premura por reparar los daños que afectaban principalmente a la Sala de Máquinas destinada al cobijo de los carros de bomberos y al portón de salida de estos, llevo al Cuerpo de Bomberos de Iquique a disponer de fondos adicionales para su pronta refacción ya que esta situación mantenía fuera de servicio el cuartel. Pero iniciados estos, se recibió nuevamente la visita de los presidentes de las Colectividades Españolas, quienes cuestionaron las reparaciones, por no haber sido consultados, recibiendo amenazas por parte de Oscar Cajiao de ser expulsados del lugar, obligando a paralizar las obras con la intervención de la Municipalidad de Iquique.

“Luego de esta situación se efectuó una reunión entre el directorio de la Colectividad Española, el Cuerpo de Bomberos de Iquique y la Compañía Española, no llegando a ningún acuerdo”, afirmando que ellos exigieron que “su Director debía ser miembro de la Beneficencia Española y (…) se les entregara bajo su custodia todo el patrimonio histórico que mantenían los bomberos, condicionando además el uso de su cuartel, bajo amenazas que de no cumplir seriamos expulsados de él. Esta actitud genero un profundo rechazo en todos los Bomberos Voluntarios, quienes por acuerdo unánime decidieron no aceptar dichas imposiciones, tomándose la decisión de terminar las reparaciones iniciadas y buscar un terreno para levantar un nuevo y definitivo cuartel para evitar nuevas confrontaciones”.

En sus trece

Así marcaron que: El cuartel y terreno que en la actualidad ocupa la Bomba Española de Iquique, fue siempre de bomberos y su estructura diseñada con ese fin; Que desde su construcción en 1877, no ha servido más que para ese uso y así lo señalan los centenarios libros que se conservan; Que la Sociedad de Beneficencia Española de Iquique, nunca hizo ocupación tranquila de este cuartel, ya que ellos nunca han vivido en él; Que recién hace 34 años lo inscribieron como propio.

El desenlace

Los miembros aseguraron que no obstante de este gran impase, seguirán siendo la Bomba Española de Iquique y lucirán los colores de España, apegados fielmente a sus tradiciones de rendir homenaje a los Héroes de Iquique, a Don Eduardo Llanos, a sus mártires y todos quienes alguna vez integraron esta familia. “Estamos convencidos que 134 años de historia bomberil y sobre todo de historia iquiqueña, no se pueden borrar de un día para otro, Pero dejamos en claro que no pertenecemos, no somos socios y no funcionamos bajo el control de la Sociedad de Beneficencia Española de Iquique ni la colonia española, pero que si tenemos las puertas abiertas para recibir a quienes quieran apoyarnos, para seguir sirviendo a nuestro querido Iquique”, concluyó Rene Pereira Funes, director de la Compañía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.