Empresa Aguas del Altiplano presenta plan de cierre de lagunas de estabilización de Alto Hospicio

En marzo del 2016 debieran dejar de operar dos de las lagunas de estabilización y, en el 2018, se concretará el cierre completo de la planta de tratamiento de aguas servidas ubicada en el sector de El Boro. Ambas medidas forman parte del plan que fue presentado a la comunidad por la empresa Aguas del Altiplano y que fue visado por las autoridades locales, regionales y la Superintendencia de Servicios Sanitarios.

Comunidad de Alto Hospicio con ejecutivos de Aguas del AltiplanoEn una masiva reunión con pobladores y los dirigentes de la Agrupación Acción Ciudadana, que lideró las movilizaciones para obtener el cese del funcionamiento de estos recintos, el gerente de Aguas del Altiplano, Sergio Fuentes, presentó la propuesta que había sido previamente trabajada y visada por Servicios Sanitarios.

Esta considera, el cierre del 50% de la planta con un plazo máximo que se concretará a fines de marzo del 2016, lo que considerará obras al interior de sus instalaciones, reforzar los ductos para la bajada de las aguas hacia Iquique, de las redes de alcantarillado en esa ciudad y obras en el sector de la Avda. Tadeo Haencke que permitan instalar un nuevo colector que se conecte al emisario submarino ubicado en Playa Brava.

La segunda y tercera etapa de trabajos, implicarán el cierre de las otras dos lagunas, la erradicación total de la planta, ampliar los emisarios en Iquique y debiera estar concretada a marzo del 2018. En paralelo, la empresa se comprometió a mantener el monitoreo permanente de las lagunas mientras se logra el cierre integral, funcionamiento de sistemas de filtros, disposición de lodos, mantenimiento de colectores y desratizar.

La superintendenta de Servicios Sanitarios, Magaly Espinoza, quien estuvo presente en la reunión, reconoció las problemáticas de malos olores y vectores generados por las lagunas, aduciendo que los plazos establecidos para el cierre se pueden lograr perfectamente.

“Como superintendencia hemos hecho esfuerzos de fiscalización, pero no ha sido suficiente y la única vía es cerrar las lagunas. El crecimiento experimentado por Alto Hospicio, obliga a esa figura, ya que ni siquiera incorporando tecnología en las plantas se lograrán los efectos esperados. Nos hemos comprometido además, con los vecinos en hacer una fiscalización periódica cada 15 días en el recinto, de tal manera de detectar a tiempo cualquier atraso. Con esto incentivaremos a que la empresa desarrolle las inversiones y que garantice que las lagunas que están funcionando, operen bien”, enfatizó.

En cuanto a los plazos establecidos en el cronograma, la superintendenta Espinoza dijo que las etapas planteadas son factibles de cumplir. “No podemos engañar a la gente con plazos menores que esos y vamos a vigilar que mes a mes se vayan cumpliendo las obras”.

En ese sentido, el alcalde de Alto Hospicio, Ramón Galleguillos, resaltó los alcances del cronograma de cierre. “Con la presentación de este plan, estamos subsanando uno de los problemas ambientales graves de Alto Hospicio y, ahora, vamos por nuestro segundo desafío que es el vertedero de El Boro, que es pésimamente mal manejado por el municipio iquiqueño y es un agente contaminante”.

También, la intendenta Claudia Rojas, quien estuvo en la reunión, valoró el acuerdo y señaló que éste era un proyecto muy anhelado por la comunidad. “Estamos empeñados en ser muy rigurosos con la fiscalización y estamos felices que se hayan logrado acuerdos a través de diálogo”.

Por último, Patricio Bastidas, vocero de Agrupación Acción Ciudadana, destacó el plan de cierre y se mostró satisfecho por los resultados. “La empresa Aguas del Altiplano ha asumido un compromiso con la comunidad y sus responsabilidades. Los habitantes que residen en el entorno de las lagunas son gente de esfuerzo que luchó por sus casas y lo que hemos logrado hoy es darles dignidad y mejor calidad de vida”, subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.