Los jóvenes y la pesca artesanal un divorcio de años

Nuestra identidad iquiqueña se entrecruza con las historias de mar, en estas fechas en las que se celebra a San Pedro y San Pablo hay una invitación a reflexionar sobre la vocación, los oficios y la búsqueda de oportunidades para los jóvenes.

Directora INJUV Tarapaca Camila CastilloSabemos que parte de la identidad iquiqueña está profundamente marcada por la explotación del mar, el olor a dólar que se asocia a la producción de harina de pescado fue un tiempo donde se vio una ciudad prospera. Sin embargo, esa industrialización fue dejando de lado un oficio que se ha negado a morir: El de pescador artesanal.

Los pescadores artesanales han mantenido su legado en dos caletas, Cavancha y Riquelme; cada cual, aportando su propio sentido de identidad y con demandas por mejoras que se han ido conformando como parte de una oferta gastronómica, turística, en la que cada día vemos menos jóvenes.

Sin lugar a dudas, la pesca artesanal ha estado presente en la historia del desarrollo de Iquique, y de alguna manera no hemos estado atentos a recoger esa identidad y esa historia para dar y abrir espacios de oportunidades a nuevas generaciones.

Sabemos que las familias buscan un mejor pasar a sus hijos, un mejor estado de bienestar e incentivan el estudio. De esa misma manera, hay jóvenes que si han buscado la forma de volver al mar y que hoy están aportando desde lo profesional, buscando financiamiento a proyectos acuicolas.

Así mismo, como ciudad como sociedad debiesemos mirar generosamente cómo abrimos espacios desde lo educacional desde la Política Pública para que los jóvenes vean un oficio como el de pescador artesanal como una oportunidad y no desde la precariedad o la pobreza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.