Gobernación provincial de Iquique clausuró salsoteca “Rumba”

La noche del sábado, la Gobernación Provincia de Iquique clausuró la salsoteca “Rumba”, de calle Bolívar No. 396, en cuyo frontis la madrugada del 17 de mayo fue asesinado de cuatro balazos el joven colombiano Anderson Eladio Lasprilla Ortiz, cliente del local.

Clausura de local salsoteca Rumba en IquiqueEl operativo de clausura estuvo liderado por el gobernador Gonzalo Prieto y el mayor de Carabineros, César Olivares, quienes notificaron a Rony Riffo Quiñones, regente del local, de la clausura, explicándole que tiene un plazo de cinco días para presentar el recurso de reposición ante el intendente regional, sin perjuicio de los recursos jurisdiccionales que resultaren procedentes conforme a la legislación vigente.

La resolución de clausura de la salsoteca, de propiedad de Julia Quiñones Carrizo, se basa en que “el episodio referido, de alta violencia y presuntamente constitutivo de una delito grave, como el homicidio, puso además en riesgo la seguridad de las restantes personas que en ese momento se encontraban en el establecimiento comercial aludido”.

Además, la resolución exenta No. 425, de 18 de mayo, afirma que “igualmente el análisis estadístico policial del perímetro en que se encuentra ubicado el local de alcoholes señalado indica que se ha registrado un alto índice de ocurrencia de delitos, asociados especialmente al robo, hurto y lesiones en agresión, por lo que, conjuntamente con los hechos referidos, puede establecerse que el funcionamiento del establecimiento citado –“salsoteca Rumba”- favorece la generación de ílicitos en el sector de su emplazamiento”.

El gobernador Gonzalo Prieto detalló que el artículo 50, de la Ley No. 19.925 sobre Expendio y Consumo de Bebidas Alcohólicas, expresa “sin perjuicio de las clausuras impuestas por la autoridad judicial, los intendentes y gobernadores podrán clausurar los establecimientos de expendio de bebidas alcohólicas, donde se hubieren cometido hechos delictuales graves, o que constituyan un peligro para la tranquilidad o moral públicas”.

Prieto además indicó que la salsoteca había recibido diversas denuncias por riñas, desórdenes y ruidos molestos, por lo que con estos antecedentes, más el asesinato producido la madrugada del lunes 18 de mayo se determinó la clausura del local.

“Este debe ser un llamado a los locatarios porque tenemos que velar por la seguridad de los barrios, de la preocupación de los vecinos. Esto no se trata de una persecución contra los locales, pero todos los administradores deben hacerse responsables de lo que ocurre en el interior de sus negocios”, expresó el gobernador, quien agregó que pretende reunirse con los locatarios y abordar los temas de seguridad al interior de estos recintos nocturnos.

Gonzalo Prieto sostuvo que para que La Rumba pueda volver a abrir existen dos instancias y que si su dueño no efectúa estos trámites, debe tener un año como mínimo sin funcionar para volver a abrir el local, pero con otra patente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.