Alcalde Ramón Galleguillos alega contra estudio de UC que ubica a Alto Hospicio entre las peores ciudades para vivir

El alcalde de Alto Hospicio, Ramón Galleguillos, respondió al análisis sobre calidad de vida realizado por la Cámara de la Construcción y la Pontificia Universidad Católica que ubica a su comuna dentro de las 10 con peor calidad para vivir.

Vista aerea de la comuna de Alto HospicioLa autoridad comunal aseveró que resultan curiosos los resultados, cuando la ciudad ha sufrido una transformación total. “De hecho, es llamativo que varios de los socios de la Cámara de la Construcción estén construyendo condominios privados y viviendas sociales en la ciudad que ellos consideran que tiene uno de los peores índices de calidad de vida del país. Este tipo de estudios son una estigmatización de Alto Hospicio, una ciudad que ha cambiado radicalmente su rostro desde que fue concebida como comuna”.

La autoridad puntualizó que Alto Hospicio dejó de ser el patio trasero de Iquique y ha estado sujeta a una serie de transformaciones en los últimos 11 años. “Resulta paradojal que Alto Hospicio cuente con 28 colegios particulares subvencionados, tres municipales, uno de los sistemas de locomoción colectiva más modernos de Chile y que sea una de las ciudades con más emprendimientos. Cuando nos instalamos en el 2004, contabilizábamos 52 mil habitantes y en poco más de una década esa población ha crecido en casi un 100 por ciento, ya que superamos los 110 mil pobladores. Resultaría, francamente, inexplicable que la gente optara por vivir en una ciudad con pésima calidad de vida y que las cifras, al contrario de lo que plantea la Cámara de la Construcción y la Universidad Católica, indiquen que seguimos creciendo y potenciándonos”, apuntó.

El estudio dado a conocer este martes ubicó a Alto Hospicio en el lugar 87 del ranking, subiendo seis puestos en relación a la medición del 2014, donde estaba en el lugar 93.

Sobre el tema, Galleguillos insistió que se han mejorado las condiciones de conectividad de la ciudad con la construcción de la ruta concesionada, la accesibilidad a servicios, a la salud, educación, entre otros. “Aun sí quedan proyectos pendientes, como por ejemplo, el hospital para la comuna y el cementerio, aunque éste último esperamos iniciar los trabajos de aquí a fin de año. Además, siempre nos han observado la falta de áreas verdes, pero no podemos producto de la salinidad del suelo. En realidad aspiraría que en esta clase de estudios, vinieran profesionales a verificar la situación en terreno y no se hicieran las evaluaciones por control remoto desde Santiago”, subrayó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.