Sala del Senado apertura debate sobre la cajetilla genérica del tabaco

¿Tener cigarrillos uniformes disminuiría el consumo, particularmente de menores y adolescentes?

Senador socialista Fulvio Rossi CioccaA petición del senador Fulvio Rossi, la Sala retoma el debate del proyecto que adecua la legislación nacional al estándar del Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para el control del tabaco, en una próxima sesión.

Esto luego que el legislador pidiera segunda discusión de la norma en primer trámite. Cabe consignar que el miércoles los parlamentarios comenzaron el análisis del articulado de la propuesta, votando algunas indicaciones.

En la jornada se dio a conocer la indicación central de la iniciativa que corresponde a la llamada cajetilla genérica que prioriza la advertencia (“el tabaco es dañino para la salud”) ubicando la marca en los bordes. A su vez, la disposición indica que los cigarrillos serán envueltos en papel blanco, haciéndolos uniformes.

Proyecto

La iniciativa que nace de una moción de los senadores Guido Girardi, Fulvio Rossi y del ex senador Mariano Ruiz-Esquide:

– Perfecciona las disposiciones que prohíbe la publicidad del tabaco y de elementos de las marcas relacionados con dicho producto.
– Dispone que, en ningún caso podrá incorporarse publicidad en el interior de los envases de productos de tabaco.
– Prohíbe absolutamente la instalación y el uso de máquinas expendedoras automáticas de tabaco.
– Establece que sólo podrán venderse los cigarrillos en paquetes de no menos de 20 unidades.
– La venta de tabaco no podrá efectuarse mediante su disposición en estanterías o en cualquier otro lugar de acceso directo al público y deberán contar con anuncios en que se advierta la prohibición de su venta a menores de 18 años.
– Prohíbe la fabricación y venta de dulces, golosinas, juguetes o cualquier otro artículo que asemeje o tenga forma de pipa, cigarrillo u otro producto de tabaco.
– Establece un empaquetado genérico de los cigarrillos y una uniformidad en la envoltura de sus unidades. Además cada envase deberá llevar una advertencia de salud que cubra el 100% de las dos caras principales de los paquetes.
– Prohíbe utilizar términos tales como “light”, “suave”, “ligero”, “bajo en” u otros que tengan el efecto directo o indirecto de crear la impresión de que un determinado producto de tabaco es menos nocivo que otros, o que su consumo importa consecuencias positivas para la persona.
– Impone al Ministerio de Salud el deber de prohibir el uso de aditivos y sustancias en el proceso de fabricación de los productos de tabaco, cuando éstos estén asociados a un aumento, directo o indirecto, de los niveles de adicción, daño o riesgo en los consumidores.
– Prohíbe la comercialización en el territorio nacional de cigarrillos con sabores distintivos de reconocido consumo habitual entre niños, tales como sabores dulces, frutales, cacao y mentol.
– Prohíbe fumar en recintos deportivos, gimnasios o estadios, salvo en los lugares especialmente habilitados para ello.
– Prohíbe fumar en las áreas silvestres protegidas del Estado; en parques, plazas y lugares de recreación destinados a menores y en playas y espacios públicos costeros, permitiendo la habilitación de espacios especialmente destinados para fumadores.
– Entrega a la autoridad sanitaria la fiscalización de las normas de este proyecto de ley, eliminando las disposiciones que permitían a los inspectores municipales fiscalizar y a los jueces de policía local, la aplicación de sanciones.
– Sanciona con prisión en su grado medio (541 días a 3 años) y multa de 3 a 50 ($130.500 a $2.175.00) UTM al que comercialice, ofrezca, distribuya o entregue a título gratuito un producto de tabaco a menores de 18 años de edad, además del comiso de los bienes materia de la infracción y clausura temporal del establecimiento, comercio o lugar donde se cometió la infracción, por hasta 3 meses. En los demás casos, las infracciones a las reglas establecidas en este proyecto de ley serán sancionadas con las multas que se precisan para cada caso.
– Hace solidaria y objetivamente responsable a las compañías de la industria tabacalera por todo el perjuicio causado por el consumo de tabaco.
– Prohíbe al conductor fumar mientras conduce, así como fumar en todo vehículo que traslade a menores de edad.

Debate

Durante el debate hicieron uso de la palabra los senadores Francisco Chahuán, Fulvio Rossi, Jacqueline Van Rysselberghe, Juan Antonio Coloma, Carolina Goic, Jorge Pizarro, Guido Girardi, Iván Moreira y Jaime Orpis.

CHAHUÁN: “Considero que la cajetilla genérica no contribuye a desincentivar el consumo de tabaco. Nosotros presentamos una indicación para que la advertencia cubra el 50% del envase pero se acordó que fuera el 100 por ciento. Esto atenta contra la propiedad industrial de las marcas”.

ROSSI: “No es un invento lo de la cajetilla plana. Las mismas tabacaleras han reconocido en sus estudios que la marca lo es todo. Por eso no es cierto cuando el senador Chahuán dice que esto no tiene efectos. Pido segunda discusión”.

VAN RYSSELBERGHE: “El tabaquismo en menores ha bajado a la mitad y eso no tiene que ver con la cajetilla (su envase o las unidades) sino con la educación, por lo que es un proceso que lleva tiempo. Es impresentable que hayan pedido segunda discusión en este tema tan importante”.

COLOMA: “Creer que terminar con la identificación de la marca provocará una disminución del consumo es equivocado. No entiendo cómo se quiere considerar algo ilícito lo que hoy es lícito. Hago reserva de constitucionalidad porque se atenta contra el derecho a la información de un producto”.

GOIC: “Estamos discutiendo normas que deben ser miradas en conjunto. Quiero aclarar que la cajetilla genérica permite que en los bordes del envase se ponga la marca y su contenido. Lo que hacemos es rescatar experiencias exitosas de este modelo”.

PIZARRO: “Presenté varias indicaciones tras haber escuchado a organizaciones que se oponen a estas exigencias que creo exageradas. Quienes toman la decisión de fumar deben tener las garantías mínimas de calidad y ello debe estar en la cajetilla”.

GIRARDI: “El gran problema acá no es el proyecto sino las estadísticas que indican el alto consumo en jóvenes y adolescentes. No solo Australia ha tenido buenos resultados, también Francia se encamina en esta dirección. Debemos reconocer que la cajetilla es el vehículo de la publicidad”.

MOREIRA: “He visto cierto fundamentalismo en los argumentos. Todos queremos dar con la fórmula que permita reducir el tabaquismo pero esta norma es excesiva, y posiciones así terminan matando la ley. Hay contradicciones fuertes que deben corregirse”.

ORPIS: “Pido votación separada de la indicación que declara que habrá una cajetilla genérica, la que en sus laterales tendrá la marca; y a la vez se plantea que los cigarros sean cubiertos por papel blanco. Ello llamará a confusión porque ¿cómo se sabrá que ese producto corresponde a determinado envase?”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.