Presidente socialista sostiene que es importante que el mundo político deje de lado las niñerías

Andrade aseguró que “no puede ser el costo de enfrentar este problema renunciar al carácter transformador de este gobierno”. 
Osvaldo Andrade Partido Socialista de ChileJunto con desestimar de plano la posibilidad de incluir el proceso judicial al eventual acuerdo transversal por un nuevo marco regulatorio de la relación entre negocios y política, el Presidente del Partido Socialista de Chile, diputado Osvaldo Andrade, hizo un llamado a los diferentes sectores políticos a ver a largo plazo y no temer a las interpretaciones mal intencionadas que puedan derivar del proceso.

“Así como hemos defendido con fuerza las medidas que la Presidenta Michelle Bachelet ha instruido al Gobierno en torno a dar una nueva y mejor institucionalidad en el marco de lo que hemos denominado como una crisis severa de credibilidad en la política y hemos emplazado directamente a la política a tomarse en serio la situación que se atraviesa y pasar de la crítica destemplada y el sobre análisis a la acción concreta, es que subrayamos con la mayor convicción que no existe posibilidad de eludir la justicia con un acuerdo político”, refirió.

Andrade insistió que aunque sonara redundante, no era posible intervenir en el proceso judicial por tratarse de poderes del Estado independientes entre sí.

“creo prudente aclararle a la ciudadanía que el llamado a generar acuerdos en la política para establecer una nueva forma de relación entre el dinero, los negocios y la política tiene un camino que no se superpone al carril judicial. Sabemos que hay quienes han dejado entrever maliciosamente esa posibilidad, y que hay algunos que temen que se instale esa idea, por eso he considerado prudente descartarlo de plano para que la ciudadanía no se deje engañar y no caigamos en la trampa de la inmovilidad en este punto. No es posible incluir el proceso judicial en un acuerdo político”, aseguró.

Según el líder PS la política debe pensarse a largo plazo y –a su juicio- se está en un momento crucial para hacer un giro positivo al respecto, motivo por el cual manifestó que “no es el momento de sacar cuentas pequeñas, ni de tener miedos infundados, es momento de pensar con altura de miras, ver más allá y despercudirse de la coyuntura, de la política del día a día y dar un paso que es de todo sentido común”.

“Por eso he querido aclarar la imposibilidad de cruzar la vereda entre un acuerdo político para el futuro de la política y la arista judicial de la problemática, que debe llegar hasta la última consecuencia, caiga quien caiga, como hemos dicho. No hay peor forma de seguir en la nebulosa que caer en esta trampa. Es momento de pensar la política en grande, de ordenar la casa, abrir las ventanas y ventilar todo indicio de desigualdad y abuso. Es momento de terminar con los privilegios y con la política que nace de la ilegalidad. Es momento de represtigiar el sistema y estar a la altura de la ciudadanía, porque nos debemos a ella”, sostuvo.

Asimismo, el timonel socialista señaló que el centro del Gobierno era terminar con la desigualdad y el abuso y que era el momento “de hacerlo dentro de la política también. Por eso es tan importante el llamado y las medidas que toma la Presidenta Bachelet, por eso es tan importante que el mundo político se lo tome en serio y deje de lado las niñerías. Debemos ir al corazón del problema y no quedarnos en la anécdota. Hay que salir a enfrentar con coraje a este enemigo silencioso que estaba muy cómodo y escondido en muchos vacíos legales y éticos”.

“No podemos detener el proceso de transformaciones que la Presidenta Bachelet le propuso a Chile, sería el triunfo del conservadurismo, de aquellos que no quieren cambios, de aquellos que quieren mantener una situación de desigualdad y abuso si no hacemos las reformas comprometidas, esta situación no puede ser un obstáculo para seguir impulsando este espíritu transformador del gobierno de la Presidenta Bachelet, no puede ser el costo de enfrentar este problema renunciar al carácter transformador de este gobierno”, espetó.

Finalmente, Andrade subrayó que lo que ser estaba viviendo además era una crisis de la ética en la política, “producto de que el enquistamiento de la perversidad y distorsiones descarnadas del mercado en el medio político. Es eso lo que tenemos que erradicar también, no se trata de un problema legislativo solamente, es un problema de conducta, por eso hago un directo emplazamiento a los partidos políticos y los empresarios que se coludieron en las irregularidades e ilegalidades -que hasta el momento están librando por medio de su silencio- a que revisen el entorno que no tiene que ver con la ley sino con la ética”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.