Forjando su cultura y tradición Cancosa se consolida como paraíso turístico del altiplano

Rescatar la identidad, como parte esencial de la cultura, fue el sello con que la comunidad de Cancosa vivió la segunda jornada del IV Encuentro Sillajuay Mallku 2015, afianzando su título de “paraíso turístico del altiplano”.

Tour cultural en CancosaCon tours a los alrededores del territorio, las autoridades e invitados conocieron la belleza de Laguna Isla, las termas de aguas ferrosas e Ingiño; además de visitas a quebradas y planicies, en bicicleta y bajo la modalidad de trekking.

Para Antonio Mamani, secretario ejecutivo del encuentro, la belleza y atractivos naturales de Cancosa hablan por sí solos. “Este es un lugar turístico de gran potencial, donde la gente puede apreciar la naturaleza en su forma más prístina, y disfrutar de las bellezas naturales, que forman parte de nuestro patrimonio turístico y cultural, y que son una gran ventana para desarrollar un turismo de intereses especiales, que permita valorar la cultura y tradición de nuestra comunidad y los territorios de Alto de Pica”.

Tras la jornada turística, y al compás de las tarqueadas y bandas de bronce, los asistentes al encuentro disfrutaron de una tarde de tradiciones costumbristas de la comunidad de Cancosa, con juegos como el hilado de lana para mujeres, hondeo a la torre del campanario, el tradicional mismido para hombres, quienes deben elaborar sogas con lana especial, y el canto en aymara de los niños. Además de la competencia de baile de los grupos folclóricos, tras lo cual fueron premiados los ganadores de cada una de las categorías.

Según Fidel Challapa, presidente de la comisión organizadora del encuentro, son estas tradiciones las que permiten tener en el territorio una “cultura viva”, una comunidad que “mantiene las costumbres ancestrales, valorando lo nuestro, y forjando una identidad que nos hace únicos como comunidad aymara, y que es lo que queremos mostrar al resto del mundo, para que conozcan un territorio donde existe una naturaleza mágica y una cultura viva”.

Al llegar la noche, los sonidos de la banda de bronces y bailes dieron pie al evento cultural de música y festejos, con la presentación del grupo folclórico boliviano Awatiñas.

De reconocimiento internacional, los eximios músicos deleitaron a los asistentes con sus canciones, interpretaciones que hablan de la naturaleza, historia y cultura de su pueblo, mensaje que se resume en el término AWATKIPASIPXAÑANAKASATAKI, que significa “ser vigilante para conservar nuestra integridad”; es decir, preservar los valores de los abuelos y antepasados para transmitir a las nuevas generaciones la esencia de la cultura aymara.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.