Funcionarios del Complejo Fronterizo de Colchane son capacitados para enfrentar el Ébola

La Secretaría Regional Ministerial de Salud de Tarapacá, realizó una capacitación para los funcionarios de PDI, Aduana y SAG que trabajan en el Complejo Fronterizo de Colchane sobre cómo enfrentar un caso sospechoso de Ébola que ingrese a nuestro territorio.
OLYMPUS DIGITAL CAMERAFue así como se constituyó un equipo de Salud Pública de la Seremi de Salud que llegó hasta Colchane y capacitó a los funcionarios que trabajan en el lugar, realzando la importancia de su función a la hora de detectar a tiempo un posible caso de ébola.
“Si bien Chile está dentro de los países con menos probabilidades de tener casos de ébola por la lejanía, de igual forma debemos estar preparados y como región hemos realizado una serie de capacitaciones focalizadas en aquellos funcionarios del intersector que podrían tener contacto con casos sospechosos”, señaló la seremi de Salud, Patricia Ramírez, quien agregó que “en Tarapacá se da un caso especial, tenemos frontera con dos países y somos una ciudad puerto, por lo que debemos estar capacitados en caso de que ingrese una persona con ébola para poder actuar de la manera correcta”, concluyó.
Es así como los funcionarios del paso fronterizo deberán consultar al viajero si ha visitado alguna ciudad de África que se encuentre actualmente con brote de ébola (Liberia, Guinea, Sierra Leona), de ser así se aplica una encuesta siempre y cuando no presente síntomas. Ahora si la persona presenta algún síntoma como fiebre, vómito o sangramientos, y visitó alguno de esos países de África, de inmediato se activa el protocolo de aislamiento del caso sospechoso y se retiene a los posibles contactos hasta la llegada de la Autoridad Sanitaria.
Cabe señalar que el virus del ébola (denominada anteriormente fiebre hemorrágica del Ébola), es una enfermedad grave y con frecuencia letal, cuya tasa de mortalidad puede llegar al 90% y es transmitido al ser humano por animales salvajes y se propaga en las poblaciones humanas por transmisión de persona a persona.
El virus tiene un bajo índice de contagio, se propaga en la comunidad mediante la transmisión de persona a persona, por contacto directo (a través de las membranas mucosas o de soluciones de continuidad de la piel) con órganos, sangre, secreciones, u otros líquidos corporales de personas infectadas, o por contacto indirecto con materiales contaminados por dichos líquidos. El periodo de incubación (intervalo desde la infección hasta la aparición de los síntomas) oscila entre 2 y 21 días.