Corporación Hijos del Salitre entrega programa oficial para celebración de la Semana Salitrera

Múltiples actividades como la premiación al Premio Nacional de Historia, Sergio González Miranda, y el lanzamiento del libro de Poemas y Narrativas “De mi Pampa a mis Amores, del pampino Waldo Sembler, contempla la tradicional celebración de la Semana del Salitre, que este año se realiza en su versión 34.
Sara Benavides y Pablo PisaniEl lanzamiento oficial se efectuó este jueves, con la difusión oficial de la Programación, que dieron a conocer Sara Benavides, presidenta de la Corporación Hijos del Salitre, que organiza los actos; y Pablo Pisani, Gerente de Sustentabilidad de SQM, entidad auspiciadora.
Este año, la Semana del Salitre rinde un homenaje a las famosas “Banda del litro”, que amenizaban la vida pampina, entre ellas los grupos de de oficina Mapocho, María, La Tirana, Humberstone, Alianza, Victoria y la Banda Centenario.
A esta última pertenece el pampino César Contreras, que presentó su relato en la ceremonia de lanzamiento. “Sácale el jugo al peso”, les pedían los pampinos en las fiestas, cuando se acercaba el final de la fiesta. Cuenta que la oficina le descontaba un peso a cada trabajador para mantener la banda, y de allí el ingenio pampino para pedir más música gritando “sácale jugo al peso”.
Pablo Pisani destacó el hecho que se lleve 34 años celebrando la Semana del Salitre, con tanto compromiso por parte de los pampinos. “Constituyendo ya un hito, una tradición y SQM, más que un padrino, nos sentimos un socio estratégico, buscando lo mejor para poner en valor la cultura pampina, de la cual nos sentimos herederos”, señaló.
Sara Benavides expresó que los pampinos “somos personas fuertes y comprometidas, que queremos mantener viva nuestra cultura, por eso cada año nos junta a celebrar y a recordar la que fue nuestra vida en las salitreras, con sus penas y alegrías”.
Añadió que este año les sorprende con dos grande hechos. Primero, el reconocimiento al historiador Sergio González Miranda, Premio Nacional de Historia 2014, quien ha dedicado gran parte de su trabajo investigativo, a resaltar el ciclo salitrero y la vida en las oficinas.
Por otro lado, valoró inmensamente que el Gobierno, mediante el Registro Civil, les reconozca como parte de su identidad, el lugar donde nacieron. Hay que recordar que aparejado a la nueva cédula de identidad, todos los pampinos iban a tener como lugar de nacimiento, la actual comuna asociada al especio territorial donde funcionó la Salitrera.
“Estamos felices que se nos haya escuchado y que se nos reconozcan como pampinos, nacidos en las salitreras”, señaló, haciendo un llamado a los pampinos para que acudan a sacar su nueva cédula.
Testimonios
Entre las asistentes se encontraba Pabla Cortes Ansaldo, de la Oficina Buenaventura, su vida en la pampa fue más holgada, porque su padre era empleado y se desempeñaba como jefe de estación. “Recuerdo que vivíamos en los chaleses de la empresa y en vez de ir a la escuela nos hacían clases en la casa”.
Sin embargo, veía que había otras familias en situación de pobreza y con menos acceso, “lo que era una discriminación muy grande. Ahora acá estamos todos unidos y preocupados de mantener nuestras tradiciones”, señaló.
Su abuelo, de apellido Ansaldo, llegó a Chile procedente de Italia y luego la familia se asentó en las salitreras. “Me vine muy pequeña de la pampa, pero nunca hemos olvidado nuestras tradiciones”, dice Pabla, que además, es madre del destacado camarógrafo Elías Fernández.