Cardenal Ricardo Ezzati intervino en la segunda jornada de trabajo del Sínodo para la Familia

El Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile y Arzobispo de Santiago, expuso frente al Sínodo de Obispos durante la mañana del martes.
Sinodo de la FamiliaEn la oportunidad, se llevo adelante una nueva jornada de los trabajos del Sínodo para la Familia cuya III Asamblea General Extraordinaria comenzó el domingo 5 de octubre. Durante la sesión continuó el debate sobre los temas previstos: Evangelio de la familia y ley natural y La familia y la vocación de la persona en Cristo.
Respecto al trabajo que se está desarrollando, el Cardenal Ricardo Ezzati afirmó que se trata de “una experiencia espiritual de sinodalidad, es decir de caminar juntos, y de colegialidad episcopal junto al Santo Padre, quien comparte todas las horas de trabajo junto a nosotros. Es una experiencia de la universalidad de la Iglesia Católica, que expresa la única fe en idiomas y experiencias diversas”. Respecto al ambiente que se ha vivido estos días, detalló que a los participantes “nos anima un gran afecto colegial y una enorme libertad y respeto a la diversidad. El Oriente y el Occidente, el Norte y el Sur del mundo y de la Iglesia está viviendo, junto al papa Francisco, la realidad de la comunión y la conciencia de la misión frente a un tema tan crucial como la familia”.
En su intervención, el Presidente de la Conferencia Episcopal de Chile pudo aportar con su visión sobre distintos temas relacionados con los desafíos que enfrenta la familia y que son el propósito de este Sínodo. “Esta mañana he ofrecido mi aporte a la Asamblea Sinodal. He hablado de “acompañamiento”, de “cercanía”, de “comprensión” como actitud pastoral frente a la situación de las familias”, señaló el Cardenal.
De Chile también están presentes el matrimonio compuesto por Pilar Escudero y el Dr. Luis Jensen, quienes comentaron las palabras del Cardenal en la sesión de hoy. “Sus palabras fueron muy bien recibidas. Se nota en él la impronta de Aparecida, lo mismo que al resto de obispos latinoamericanos que han intervenido: la familia como eje transversal de la vida pastoral”, señaló Pilar. A ello agregó que el Cardenal se refirió a la Buena Noticia de la Familia y a la necesidad de acompañar su vida. “Fue una visión pastoral e integradora”, destacó.