Gobierno entregó más de 82 mil metros cuadrados de tierra en el altiplano a pueblos originarios

Concesión de las tierras fue gracias a convenio entre Corporación Nacional de Desarrollo Indígena y Bienes Nacionales, donde el Director Nacional de CONADI, Alberto Pizarro Chañilao, realizó la entrega de las 13 renovaciones para la Asociación Indígena Aymara Salar de Coposa, 30 títulos de propiedad y 25 regularizaciones y saneamientos, lo que permite mantener actividades ancestrales, como el pastoreo de animales.
Ceremonia de la Pawa en IquiqueEn el marco de su visita al norte del país, el director nacional de la CONADI, Alberto Pizarro Chañilao, participó en una emotiva ceremonia realizada en el Palacio Astoreca de Iquique, donde entregaron 13 renovaciones de concesión de uso gratuito del suelo para la Asociación Indígena Aymara Salar de Coposa, terrenos destinados al pastoreo de animales ubicado en dicho lugar.
Además, se entregaron 30 títulos de dominio a diversas personas indígenas de la región; sumado a 25 regularizaciones de terreno y saneamientos, que ayudarán a conservar las tradiciones de los pueblos originarios de Tarapacá, en actividades como la agricultura y el pastoreo de animales.
La actividad comenzó con una “Pawa” donde se bendijo a los títulos de dominio, como es la tradición aymara, con el fin que la Pachamama cuide de ellos y de la gente a la que le son entregados estos paños de terreno; para luego tener una muestra de danzas de la zona, donde los “Tinkus” mostraron un cuadro de lo que se baila en las festividades del altiplano local.
Así se dio paso a la entrega de los títulos de dominio, donde el Director Nacional de CONADI expresó que “es importante este acto, porque el Gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet quiere hacerse cargo de la deuda histórica que hay con los pueblos originarios del país, no solo los mapuches, sino los aymaras, quechuas, kawéskar. Y con este titulo de dominio pueden acceder a diversos programas sociales del Gobierno y, más que beneficios, son los derechos que tienen los pueblos originarios del país y a los que pueden acceder”.
A al vez, Pizarro Chañilao habló sobre la creación de un ministerio de Asuntos Indígenas y del Consejo de pueblos Originarios, que vela por la representatividad de los indígenas en este gobierno.
Mientras que el senador Fulvio Rossi Ciocca felicitó a todas las personas que recibieron sus títulos de dominio y manifestó que esta acción es buena, porque “el territorio tiene que ver con las personas, con las culturas y este Gobierno quiere recuperar la confianza de las comunidades indígenas con el estado… Y no sólo entregamos tierras, sino queremos entregar derechos civiles, para que haya parlamentarios indígenas, para que defiendan los intereses de la comunidad en el Congreso”.
Otro de los que habló de la importancia de esta entrega fue el seremi de Bienes Nacionales, Juan Papic, quien expresó que “estos títulos se dan, por un convenio con la CONADI y Bienes Nacionales está feliz de poder colaborar en el reconocimiento del territorio que ancestralmente han ocupado las comunidades y personas originarias”.
También dio su parecer Isidro Mamani, Subdirector Nacional Norte de CONADI, el que manifestó que “este reconocimiento para la gente de nuestra zona es importante, pues es la que está en el altiplano, muchas veces haciendo patria en lugares alejados, donde efectúan sus labores de pastoreo o de agricultura, que es un aporte para toda la ciudadanía”.
Convenio
La entrega de títulos de dominio se hizo posible, gracias a un convenio suscrito entre la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (CONADI) y el Ministerio de Bienes Nacionales, firmado desde el 2005, los que han entregado más de 187 Títulos de Dominio este año, con una superficie regularizada de 43,20 hectáreas.
Desde el comienzo del convenio, a superficie que se ha regularizado, en total, alcanza las 82,198 hectáreas, todas en la provincia del Tamarugal, donde las comunidades aymara habitan desde tiempos ancestrales, realizando actividades tradicionales como el pastoreo de animales, en contacto directo con su cosmovisión ligada al sol y la naturaleza, sobreviviendo en condiciones extremas.