Lo que se debe de saber de la nueva Ley Emilia

La Secretaria Regional Ministerial de Justicia de la Región de Tarapacá, Lorena De Ferrari Mir, dio a conocer la promulgación de la modificación de la Ley de Tránsito en lo que se refiere al delito de manejo en estado de ebriedad, causando lesiones graves gravísimas o con resultado de muerte, más conocida como “Ley Emilia”.
Justicia Penal TarapacaEmilia Silva Figueroa era el nombre de la pequeña de nueve meses que murió el 21 de enero de 2013, mientras viajaba en su silla de seguridad y el auto de sus padres fuera impactado por el vehículo que conducía Nelson Fariña, cuya prueba de alcoholemia arrojó 2.05 g/l en la sangre.
Tras el accidente, el Tribunal Penal de Santiago condenó a Nelson Fariña a dos años de prisión por los delitos de manejar un vehículo bajo estado de ebriedad causando la muerte de la menor Emilia Silva Figueroa y generar lesiones graves a su madre, Carolina Figueroa. No obstante, el fallo concedió al sentenciado el beneficio de la remisión condicional de la pena privativa de libertad, esto es, que dicha pena fuera cumplida en libertad, por la baja penalidad para este tipo de delitos que contemplaba la ley chilena y teniendo en cuenta que el imputado contaba con un atenuante de irreprochable conducta anterior.
Frente a esto, los padres de Emilia hicieron un llamado a la sociedad y a los parlamentarios para promover una ley que endurezca las penas para aquellos conductores ebrios que protagonicen accidentes de tránsito con víctimas fatales.
Con esta Ley se busca contribuir a la reducción de fallecidos en accidentes de tránsito y entregar las garantías de una justicia efectiva a los familiares de las víctimas, a través de Garantizar que quienes provocan la muerte o lesiones graves a otra persona por manejar bajo la influencia del alcohol deban cumplir una pena de cárcel.
El 25 de junio del presente año el Gobierno envío al Congreso Nacional el proyecto respectivo, el cual recogió las iniciativas parlamentarias existentes y el sentir de los familiares de numerosas víctimas, representados en los padres de Emilia, que fueron persistentes en la necesidad de establecer penas más rigurosas y ejemplificadoras, acompañando en forma permanente la tramitación de este proyecto. En este proceso fue fundamental el apoyo de las familias de Emilia Silva y de Rayün Cuerpo, ambas menores fallecidas en accidentes de tránsito.
“Aunque sabemos muy bien que el endurecimiento de una ley no borrará el daño a las víctimas ni el dolor de esas familias, al menos contribuirá a que el sufrimiento por un ser querido no se sume, además, el sentimiento de injusticia y de impunidad frente a los responsables”, señaló la Presidenta Michelle Bachelet
Las penas
Este cambio legal se traduce en un aumento de las penas, sancionando con:
a) Cárcel efectiva de al menos un año a los conductores en estado de ebriedad que generen lesiones graves gravísimas o la muerte.
b) En el caso de que se ocasione la muerte o lesiones graves gravísimas será de:
a.3 años y un día a 5 años.
b.Multa, comiso del vehículo e inhabilidad perpetua para conducir.
c) Se le otorga connotación de delito calificado, con pena de 5 años y un día a 10 años, en los casos de:
a.Reincidencia.
b.Conductor profesional en el ejercicio de sus funciones
c.Conducción con licencia cancelada o inhabilitada.
d) Se establece el delito por fuga del lugar del accidente, aumentando la penalidad, y negativa a realizarse los exámenes respectivos. (La fuga supone el incumplimiento de la obligación de detener la marcha, prestar la ayuda posible y dar cuenta a la autoridad de todo accidente).
e) La pena por los delitos referidos es conjunta con la responsabilidad por el delito o cuasidelito que cometa. Esto con el fin de desincentivar que conductores ebrios evadan las sanciones de la Ley Emilia fugándose o evadiendo los exámenes probatorios.