TPM: ¿Mundo al revés o atrasen el año?

Omar Villanueva Olmedo Director OLIBAR ConsultoresPor: Omar Villanueva Olmedo, OLIBAR ASConsult
Las decisiones económicas tienen efectos para las empresas, los estados y las personas, aunque no todas son beneficiadas o afectadas de la misma manera.
Inflación y TPM. Las decisiones que afectan a la inflación son muy importantes, puesto que se trata de mantenerla dentro de límites aceptables para todos los sectores, salvo que, cuando sus variaciones sobrepasan los límites admisibles, empieza a producir fuertes trastornos en las estrategias y tácticas, riesgos empleo, productividades, innovación de las empresas e impactan en los ciudadanos de todo el país y muy fundamentalmente en el traspasos de riquezas entre sectores industriales y de servicios y personas, sin que los actores tengan algún esfuerzo que hacer para que estas transferencias ocurran, puesto que es consecuencia de una decisión burocrática autónoma.
En octubre pasado el IPC acumulado a 12 meses era de sólo de 1,5% hoy día es de 4,5%, o sea un 200% mayor, lo que influye sobre los costos y la demanda de las empresas y cercena de manera muy significativa los ingresos de las personas más vulnerables de la sociedad y que tiene muy pocos –o no tiene- defensores al parecer de su poder de compra, como se desprende de esta alza desmedida del IPC, que además afecta de paso a los ahorristas y a los fondos invertidos en pesos desincentivando estos esfuerzos que son fuentes para la sana inversión y empleo.
El IPC acumulado a doce meses se ha mantenido por encima del 4% desde hace ya 5 meses, un período demasiado largo para considerarlo pasajero y en el mismo período se ha bajado la TPM del 4% al 3,25% -tasa en el mismo tiempo negativa- que se supone ya debiera haber incentivado la demanda y un fomento del crecimiento. Y lo que está ocurriendo es que bajan las ventas en el mercado local y aumenta la deuda e incobrables de personas y empresas.
Por razones que desconocemos, cuando hemos pedido que la autoridad y academia determine o estime los montos y magnitudes en que se transfiere la riqueza cuando se toman estas medidas monetarias autónomas, sólo obtenemos silencio. Solo un ejemplo para ilustrar el impacto de la TPM, si se considera que desde enero de 2012, cuando se empezó a bajar la tasa, hasta ahora se han importado y exportado alrededor de 400 mil millones de dólares y el precio del dólar, ha subido en pesos en alrededor de 18 %.
Se puede decir que el traspaso de riqueza a los exportadores y la pérdida de poder de compra de los consumidores son muy altas. ¿O estamos muy equivocados si decimos que esos traspasos de riqueza pueden ser equivalente a alrededor de 30 mil millones de dólares al menos, es decir varias reformas tributarias? o ¿Cuál es el monto del traspaso de los privados a las instituciones financieras que ya no pueden aceptar depósitos a plazo en UF y que prestan en UF? o ¿Cuál es la pérdida de valor acumulado por rezago de precios productos, remuneraciones, honorarios, pensiones, arriendos y etcéteras?.
Futuro: invertir, crecer, desarrollar. ¿Y cómo se viene el futuro a dos años -por poner un límite- si el dólar sube por razones externas, si el desarrollo nacional se ve retardado por la cantidad de proyectos de gran magnitud e importancia que están sin avanzar por cuestiones ambientales o de enjuiciamiento por las comunidades o diálogos eternos y por el aumento de los costos de la energía y del agua, y por el alza en la multiplicidad de precios de servicios indexados por razones de no mercado? Solo en minería se estimó en algún momento una cartera de proyectos de inversión a la gira de aproximadamente 100.000 millones de dólares o sea los equivalentes a 10 reformas tributarias.
Ojalá nos equivoquemos y los factores positivos de la economía superen a nuestras dudas y de los inversores, pero ya no bastan las palabras y se requieren decisiones y acciones prontas para que así se logre el tan ansiado desarrollo. Lo que si ya es futuro es que las decisiones políticas y económicas ya tomadas o no tomadas por unos y otros en los últimos semestres de nuevo procrastinaron por años la fecha para llegar a la meta de ser el país desarrollado que todos queremos, de eso no cabe duda.
Las empresas, el estado, la élite política conjunta y las personas tienen que decidir ya el cambio del estatus quo actual y optar por: un lento caminar sin quejarse; o tomar decisiones importantes prontas y urgentes antes que estas sean aún más tardías si quieren ir al desarrollo de Chile y la Región.
Algo extraño está pasando pues no se oye padre a nuestras preguntas. ¡Por favor que se oiga! O sino como canta Serrat: Escapad gente tierna que esta tierra está enferma.