Chile podría perder más de 240 millones de dólares en primera ronda del Mundial Brasil 2014

Tomás Burgos, académico de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad del Pacífico, calcula estas cifras considerando la pérdida de horas laborales y de producción.
Chile al Mundial Brasil 2014La mayoría de los chilenos quiere ver la Copa Brasil 2014, pero ¿sabe usted cómo el Mundial de Fútbol podría afectar la economía y productividad en Chile?.
El académico de la Escuela de Ingeniería Comercial de la Universidad del Pacífico, Tomás Burgos, comparte algunas cifras importantes que prevén para este año un impacto negativo en la economía de nuestro país, tal como ha pasado en otros mundiales de fútbol. En esta oportunidad, las pérdidas podrían superar los US$ 240 millones, considerando la merma de horas laborales y sus efectos en la productividad.
“El primer partido de la Roja será el viernes 13 de junio a las seis de la tarde, y los encuentros contra España y Holanda serán en plena jornada laboral. Tomando en cuenta que un partido dura aproximadamente 2 horas, habría que calcular 5 horas por 2 partidos, sumando el tiempo previo y posterior al evento deportivo. Si consideramos las estadísticas del INE que indican que contamos con una fuerza laboral ocupada de 7.894.770 trabajadores a nivel nacional durante el primer trimestre 2014 y un estudio de trabajando.com que indica que el 76% verá sus encuentros en el trabajo, nos da una masa crítica de 6.000.025 trabajadores que verán los partidos. Luego, a una tasa de costo de hora trabajada promedio para cada trabajador de $2.273, nos da un total de $11.364 por las 5 horas, y eso por la masa crítica suma US$122.850.634 (a un tipo de cambio de $555)”, explica Tomás Burgos.
“Lo anterior es solo considerando el costo de sueldos por horas no trabajadas. Si a ello le sumamos la no producción, podría perfectamente duplicarse la cifra y pensar en unos 240 millones de dólares. Si Chile pasa a la segunda ronda, habría que evaluar nuevamente los costos adicionales”, plantea el profesor.
El lado positivo
Respecto de la menor productividad, ésta se puede provocar porque el personal no trabajará al 100% en sus labores, habrá desconcentración, ausentismo, falta de motivación y otro factores sicológicos asociados a este fenómeno, como lo mencionan diversos estudios. “Sin embargo, las empresas deben anticiparse a esta situación y muchas ya lo han hecho, como permitir a sus trabajadores ver los partidos e instarlos a realizar las labores con más prontitud y fomentar la colaboración. Se puede aprovechar esta instancia para motivar a los trabajadores y generar un ambiente de trabajo más grato,  atenuando la pérdida de productividad”, señala.
Asimismo, esto afectaría más a aquellas empresas cuyos trabajadores no tienen que atender público, a las que pueden detener sus faenas, a las empresas de servicios y las que tienen mucho personal administrativo.
Sin embargo, Tomás Burgos destaca que también hay factores positivos, pues se genera mayor demanda sobre distintos productos asociados al contexto futbolero, como los electrodomésticos, en especial los televisores, los rubros de alimentación y licores, agencias de viajes, restaurantes, pasajes aéreos, ropa deportiva y también los proveedores de créditos a través de tarjetas bancarias y no bancarias. “Lo anterior es un efecto de corto plazo que fundamentalmente uno podría asociar a los efectos que tienen el día del padre, de la madre, etc. No provoca grandes efectos sobre la economía; solo favorece al retail y al comercio en general”, indica.