Diputados de Hacienda aprobaron por mayoría de votos idea de legislar la Reforma Tributaria

Votó a favor el bloque oficialista, mientras que la oposición se manifestó en contra. El Ministro Alberto Arenas sostuvo que esta es una buena noticia para el país y destacó la importancia de contar con mayores recursos permanentes para sustentar las políticas sociales de la actual administración. Diputados de ambos sectores políticos anunciaron la presentación de indicaciones a la propuesta legal.
Ministro de Hacienda de ChilePor ocho votos a favor y cinco en contra, la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados aprobó esta tarde la idea de legislar en torno al proyecto de Reforma Tributaria, cuya tramitación en particular comenzará este miércoles en la instancia, a partir de las 15:00 horas.
Votaron a favor de legislar sobre la propuesta de la Presidenta Michelle Bachelet los diputados DC Pablo Lorenzini (presidente de la Comisión), José Miguel Ortiz y Matías Walker; PPD Pepe Auth y Enrique Jamillo; PS Manuel Monsalve y Marcelo Schilling; e IC Sergio Aguiló. Dieron su voto en contra los diputados UDI Felipe De Mussy, Javier Macaya, Patricio Melero y Ernesto Silva; y el RN Alejandro Santana.
Tras verificarse el resultado, el Ministro de Hacienda, Alberto Arenas, relevó este primer paso dado por la reforma tributaria desde que ingresara a trámite legislativo hace dos semanas y sostuvo que la propuesta entrega un valor agregado a la dimensión del crecimiento, del desarrollo de las políticas fiscales y de las iniciativas que se llevarán adelante por la actual administración en materia de educación, salud y previsión social.
Planteó que la reforma tributaria implica un debate sobre el Chile que queremos construir y recalcó que su aprobación es una buena noticia para la ciudadanía, particularmente porque se impulsarán nuevos compromisos fiscales financiados a través de ingresos permanentes y no transitorios. Además, recordó que el sistema impositivo que se plantea se sustenta en dos principios: que se paguen los impuestos que corresponden (de donde se fundan las medidas contra la elusión y evasión tributaria) y que los ingresos más altos del país hagan un esfuerzo mayor.
Diputados
El diputado Pablo Lorenzini (DC) no se manifestó sorprendido por la votación, aunque sí por el hecho de que la oposición rechaza la idea de legislar. En todo caso, recalcó que será mañana cuando empiece el trabajo técnico, analizando punto a punto la reforma.
Adelantó que presentó indicaciones en lo relativo a la nueva tasa impositiva del vino y para eliminar la rebaja de la tasa máxima del impuesto a las personas (el Gobierno propone pasar de 40% a 35%). Asimismo, criticó que no se imponga una gradualidad para aplicar el término de la exención tributaria al IVA de las viviendas, para aquellas cuyo valor supere las 2000 UF y sean inferiores a 4500 UF; y llamó al Ejecutivo a permitir que un 1% de la tributación de las empresas quede en las regiones en donde realizan sus funciones.
El diputado José Miguel Ortiz (DC) destacó que la Comisión estuvo abordando el tema por quince días, en más de 40 horas de sesión y con la participación de más de 50 invitados. En este plano consideró que la Nueva Mayoría cumplió con su compromiso con la ciudadanía y que la oposición no se allanó a participar de este esfuerzo por reunir mayores dineros para financiar la reforma educacional y dar término a la desigualdad.
Para el diputado Matías Walker (DC), es lamentable que la derecha haya votado en contra la idea de legislar y adelantó que se propondrá una rebaja al impuesto que afecta al pisco, con una compensación a través de un alza en la tasa que se aplica al tabaco.
El diputado Pepe Auth (PPD), destacó la aprobación en general de la reforma tributaria y recalcó que es una “simple expresión de un mandato popular”, ratificado en la voluntad expresada en las pasadas elecciones. Recordó que esta iniciativa legal es la piedra basal de los grandes compromisos emprendidos por la Mandataria en materia de educación, protección social y pensiones.
“Aquí tuvimos que elegir los parlamentarios. O votábamos por el 10% que efectivamente aumenta su solidaridad económica y su contribución al desarrollo y que aquí se defendió en forma vigorosa, o por el beneficio que traerá la reforma tributaria para el 90% de Chile”, enfatizó.
Para el diputado Enrique Jaramillo (PPD), los diputados de la Nueva Mayoría escucharon lo que el país quiere: terminar con las desigualdades. Defendió que la propuesta legal busca efectivamente avanzar en el término de las brechas que existen en el país y sustentar la gran reforma a la educación que el país requiere.
El diputado Alejandro Santana (RN) resaltó la buena disposición que tenía su partido para conversar sobre esta reforma y aprobarla en general, pero criticó que el Ejecutivo no tuvo capacidad para escuchar y aceptar propuestas, especialmente teniendo presente que algunas de las medidas afectarán negativamente a la población.
Indicó que era importante avanzar en al menos cuatro modificaciones: no aumentar el impuesto de timbres y estampillas; evaluar el guarismo de 2000 mil UF para la exención tributaria del IVA a la construcción; considerar el impacto para los pequeños agricultores con la nueva fórmula de tributación que se le impone; y no rebajar el impuesto del global complementario de 40% a 35%. “Estas son cosas que van en la línea incorrecta, van a la inversa de lo que queremos, que es un Chile inclusivo y donde la gente que gane más pague más impuesto, pero lo que vemos es que la gente que gana menos va a tener que financiar este presunto financiamiento de la reforma a la educación”, criticó.
El diputado Manuel Monsalve (PS) sostuvo que esta votación ha sido histórica y recordó que la propuesta legal permite recaudar los 8.200 millones de dólares que servirán para cumplir con la promesa y el derecho social a una educación gratuita. “Hoy estamos satisfechos con este paso, porque Chile tiene la educación superior más cara del mundo y esta reforma terminará con esta injusticia. Cuando aquí la Alianza habla que la reforma afecta a la gente, la derecha se olvida que esa gente justamente respalda esta reforma porque gastan el 40 % de sus ingresos en financiar la educación de sus hijos”, argumentó.
En la misma línea, el diputado Marcelo Schilling (PS) apoyó el impacto que significarán los nuevos recursos para financiar la reforma educacional y refutó la crítica de que no hubo diálogo. Recordó la gran cantidad de horas desarrolladas por la Comisión para oír todos los puntos de vista y planteó que, cualquiera hubiese sido la fórmula impositiva que se propusiera, habría generado oposición en el sector que se viera directamente afectado.
El diputado Felipe De Mussy (UDI) recalcó que están a favor de una reforma educacional que busque sobre todo la calidad y gratuidad para las personas que no pueden pagar y sostuvo que si para ello fuera necesario una reforma tributaria, ésta se apoyaría. Sin embargo, dijo que nunca se tuvo una precisión sobre las medidas que se pretenden impulsar y afirmó que los cambios impositivos planteados van en la línea errada.
Para el diputado Javier Macaya (UDI), el Ministro de Hacienda demostró no tener capacidad para dialogar y escuchar otras reflexiones y afirmó que no tuvieron otra opción que votar en contra de la reforma para no hacerse cómplices del impacto negativo que ella implicará, tal como lo indicó el 80% de los invitados que asistió a la Comisión.
Informó que presentaron un gran número de indicaciones al proyecto, lo que muestra que mantienen abierta la voluntad de diálogo, para que puedan ser escuchados ciertos temas, como la eliminación del FUT, el término de algunos incentivos a la inversión y el sistema de tributación de las pymes.