Incendio en Valparaíso hasta el momento ocasiona doce muertos, 10.000 evacuados y dos mil casas destruidas

Doce personas han fallecido, entre ellas un menor, más de 10.000 personas han sido evacuadas y cerca de medio millar de viviendas han quedado completamente destruidas por el incendio que en las últimas horas del sábado esta afectando a varios cerros del puerto de Valparaíso. Asimismo, han informado que cinco personas fueron atendidas por quemaduras en los centros hospitalarios de la ciudad, de las que dos fueron trasladadas a Santiago por la gravedad de sus lesiones.
Incendio en ValparaisoEl ministro del Interior, Rodrigo Peñailillo, ha permanecido en el lugar, que se ha declarado como estado de excepción y zona de catástrofe por la presidenta Michelle Bachelet.
El siniestro, que abarca ya unas 850 hectáreas, comenzó como un incendio forestal en el camino La Pólvora, pero el fuerte viento hizo que se propagase a las zonas pobladas de los cerros La Cruz, El Vergel, San Roque, Las Cañas y Mariposas.
Durante el se ha realizado el despliegue de una docena de aviones y helicópteros para combatir desde el aire los focos del incendio, “de forma más eficaz por la ausencia de viento”, informó el director regional de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Pablo Mira.
Por segunda noche consecutiva, los seis albergues habilitados de manera urgente en Valparaíso volverán a acoger a unas 1.200 personas que han perdido su casa y ni siquiera tienen dónde pasar la noche. Comité de emergencia La presidenta Bachelet, que durante este domingo encabezó un comité de emergencia en Valparaíso y recorrió los albergues y zonas afectadas, sostendrá este lunes una reunión en el palacio de la Moneda, en Santiago, con varios de sus ministros, para analizar la emergencia en la ciudad portuaria. Bachelet firmó en la noche del sábado un decreto declarando el estado de excepción y zona de catástrofe en la ciudad, azotada por el peor incendio de su historia. Además, las autoridades declararon la alerta roja tanto en Valparaíso como en la contigua ciudad de Viña del Mar.
Debido a la situación, la mandataria decretó el estado de excepción constitucional, lo que otorga a las Fuerzas Armadas el mando para garantizar el orden y la seguridad, además de coordinar las labores de evacuación. La catástrofe ha obligado que la mandataria, no viaje este martes a Argentina, lugar donde asistiría como primera visita oficial desde su retornó a la presidencia de Chile.
Durante la noche de este domingo y la madrugada del lunes, unos 900 policías resguardarán el orden y la seguridad en Valparaíso, que está bajo el control de las FF.AA. desde que anoche la presidenta Bachelet decretó el estado de excepción a causa de la catástrofe.
En tanto, el responsable del Interior informó de que han sido habilitados lugares de acopio para recolectar materiales de construcción, ropa y alimentos con los que ayudar a las familias afectadas, que este mismo domingo, con sus casas todavía en ascuas, comenzaron a retirar los escombros.
El ministro Peñailillo detalló que el Gobierno apoyará a los damnificados con un bono equivalente a 370 dólares para que puedan comprar ropa y otros artículos de primera necesidad, y también les entregará herramientas para reconstruir sus casas. La previsión es que, si se mantienen las condiciones meteorológicas, para mediados de la próxima semana el incendio esté totalmente extinguido, por lo que las brigadas aéreas y terrestres seguirán trabajando en los próximos días. Pero mientras la veintena de helicópteros e hidroaviones y los 1.500 bomberos y brigadistas forestales luchan denodadamente para dominar los nuevos focos de incendio que se han avivado con el viento y mantener el resto bajo control. A última hora de la tarde del domingo, las autoridades ordenaron el desalojo de las viviendas del cerro Ramaditas, en la parte alta de Valparaíso, donde se reactivó el incendio.
Por otro lado, un total de 187 reclusas del centro penitenciario femenino de Valparaíso fueron trasladadas a las cárceles de San Joaquín y San Miguel, ubicadas en Santiago.
El director ejecutivo de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), Aaron Cavieres, declaró que hasta el momento ningún brigadista ha resultado herido durante las labores de extinción de este incendio, que comenzó la tarde del sábado en un área forestal y rápidamente se propagó a cinco cerros habitados.
El responsable de la CONAF pidió a la población que estos días no encienda fuego, porque además de la catástrofe de Valparaíso, los brigadistas están combatiendo otros dos incendios en la zona, uno en San Antonio y otro en Pichilemu.
En tanto, la empresa de agua potable Esval anunció este domingo un corte en el suministro en Valparaíso y la vecina ciudad de Viña del Mar, con objeto de atender la demanda provocada por los incendios. “Somos una ciudad demasiado vulnerable. Hemos sido constructores y arquitectos de nuestros propios peligros”, declaró el alcalde de Valparaíso, Jorge Castro, quien aseguró sentirse “impotente” ante la emergencia que ha calcinado cinco cerros poblados.
Finalmente, las autoridades dieron a conocer que se han suspendido las clases para este lunes en toda la ciudad. (EUP)