Aumento de ingresos tributarios en lucha contra el fraude fiscal podría contribuir a colmar déficit de financiación de la educación

Una gestión más adecuada de los impuestos y la priorización de la educación podrían aportar 153.000 millones de dólares a la educación en 2015.
Educacion para todosUn nuevo estudio dado a conocer hoy en la UNESCO por el equipo encargado del Informe de Seguimiento de la Educación para Todos en el Mundo pone de relieve que la mejora de los sistemas tributarios en 67 países y la asignación a la enseñanza de la quinta parte del presupuesto gubernamental podría representar un aporte adicional de 153.000 millones de dólares para ese sector en 2015. Esta suma podría colmar más de la mitad del déficit de la financiación necesaria para alcanzar la educación universal de calidad, tanto en la enseñanza primaria como en la secundaria básica.
En los 67 países estudiados, dichas reformas duplicarían con creces el gasto promedio por alumno de primaria, con lo que se dispondría de fondos suficientes para aumentar considerablemente la calidad de la enseñanza que reciben millones de niños en el mundo entero.
En la actualidad, sólo siete de esos 67 países recaudan impuestos que equivalen al 20% de su PIB y asignan el 20% de su presupuesto a la educación, tal como recomiendan las Naciones Unidas con miras a alcanzar los objetivos internacionales de desarrollo.
El director interino del Informe EPT, Manos Antoninis, declaró: “Las aspiraciones relativas a la educación de aquí a 2015 y para los años posteriores necesitan financiación, pero los fondos no van a caer del cielo. Las reducciones de las ayudas a la educación que se han producido recientemente obligan a los gobiernos nacionales a compensar esos déficits. Una manera de hacerlo es mejorando la recaudación tributaria”.
En el documento se advierte de que en los países más pobres los ingresos procedentes de los impuestos, calculados como fracción del PIB, crecen actualmente con demasiada lentitud. Si las tasas vigentes se mantienen, sólo 4 de los 48 países que hoy recaudan impuestos equivalentes a menos del 20% del PIB lograrán superar ese porcentaje de aquí a 2015.
La campaña Tax Power que lleva a cabo la ONG internacional ActionAid ha desvelado el fraude fiscal que practican grandes empresas en el mundo entero y está poniendo de relieve la existencia de billones de dólares que se calcula están escondidos en paraísos fiscales.
El estudio del Informe EPT muestra que si el dinero oculto en esos paraísos fiscales  tuviera que tributar por concepto de ganancias de capital y el 20% de esos ingresos fiscales se asignara al sector de la educación, éste podría recibir hasta 56.000 millones de dólares adicionales.
El coordinador de promoción para África de ActionAid, Henry Malumo, afirmó: “El fraude fiscal que perpetran las grandes empresas priva de ingresos tributarios vitales a numerosos países pobres del mundo y reduce los fondos disponibles para servicios esenciales, como la educación. Los gobiernos africanos están desenmascarando ahora a estos parásitos fiscales. Tenemos que obligar a las grandes empresas a que paguen lo que nos deben y lograr que trabajen para nosotros, no que medren a nuestra costa”.
El equipo encargado del Informe EPT, ActionAid y la asociación Tax Justice Network han unido sus voces para pedir a los Ministros de Hacienda de la Unión Africana reunidos en Abuja esta semana que aborden el fraude fiscal, mediante la supresión de las perniciosas exenciones tributarias y los tratados fiscales, y para solicitar a los donantes y asociados internacionales que apoyen a los gobiernos aportando competencias técnicas que permitan gestionar mejor los sistemas tributarios y erradicar las lagunas existentes en los métodos de recaudación fiscal.
Recomendaciones:
1. Los Estados deben proponerse como objetivo una recaudación fiscal equivalente al menos al 20% de su PIB, mediante la eliminación de las exenciones perjudiciales y la cooperación en la lucha contra el fraude fiscal, así como mediante la diversificación de su base impositiva.
2. Los países donantes y otros asociados internacionales en materia de desarrollo deberían ayudar a que los gobiernos refuercen sus sistemas tributarios y luchen contra el fraude fiscal perpetrado por las empresas.
3. Los asociados internacionales deberían establecer un régimen tributario multilateral más sólido a fin de luchar contra el fraude fiscal y el impago de los impuestos, y colocar en el centro de dicho régimen la generación de ingreso de índole nacional.
4. Los gobiernos deberían consagrar a la educación al menos el 6% del PIB y el 20% de su presupuesto. Estos objetivos deberían  figurar entre las metas internacionales en materia de educación para el periodo posterior a 2015.
Descargue el documento de política N°12: Aumentar los ingresos procedentes de los impuestos para colmar el déficit financiero en la educación