Dirigentes de El Boro piden que en un máximo de dos años se cierre vertedero

Que el vertedero sea cerrado en un plazo máximo de dos años y que se establezca de aquí a la próxima semana una mesa de trabajo entre los municipios de Iquique, Alto Hospicio y los pobladores para determinar un cronograma para el establecimiento de un relleno mancomunado, fueron parte de las peticiones que plantearon los dirigentes de El Boro al rechazar los contenidos del acuerdo del concejo municipal de Iquique.
Vertedero de El BoroLos dirigentes Yerko Balbontín, Yubiza Cabezas, Isabel Novoa, Gianina Cortés, Marina Fuentes  y Lorenza Rodríguez, junto a representantes del Movimiento Sí a la Vida,  explicaron que la declaración pública del municipio de Iquique es sólo “una aspirina” que busca aquietar las aguas frente a la movilización que realizaron.
“En ninguna parte de su declaración se establecen fechas precisas del cierre del vertedero, de los estudios y supuestas empresas especializadas que se contratarán ni tampoco cuándo harán la licitación pública para crear un nuevo relleno. Lo que buscamos es claridad en los plazos y reglas. Si la Municipalidad de Iquique no ha sido capaz de darle un manejo apropiado al recinto, ha estado contaminando el ambiente y llenando nuestras casas de vectores, es casi imposible pensar que lo harán en un breve plazo”, sentenciaron.
De esta forma, los dirigentes aseguraron que se encuentran en alerta amarilla y dispuestos a volver a las movilizaciones en caso de que no cumpla con los acuerdos. “Lo que buscamos es que el actual vertedero se cierre en un plazo máximo de dos años, que durante la próxima semana se sienten los técnicos y los alcaldes de Iquique y  Alto Hospicio para conformar una mesa de trabajo y agilizar la implementación de un relleno mancomunado. Si Soria no acoge nuestros requerimientos, volveremos a tomarnos el vertedero de manera indefinida”, aseveraron.
Los dirigentes recordaron que el acuerdo firmado entre los municipios de Iquique y Alto Hospicio en abril del 2008, estableció la totalidad de los procedimientos para el manejo de los residuos sólidos de ambas comunas. “Cuando Soria y los concejales aseguran  que van a realizar un proceso de licitación pública para contar con su propio vertedero, sólo evidencian su ignorancia y desconocimiento de los acuerdos que se firmaron, los que establecieron claramente que el relleno debe ser mancomunado, pues Iquique no tiene terrenos para ejecutar el proyecto y se establecen severas sanciones al municipio que ponga término al acuerdo, las que alcanzan a los mil millones de pesos. La solución a los problemas  son los acuerdos comunes y no los voladores de luces”, puntualizaron.
Efectivamente, el texto inicial establecido entre ambos municipios fue complementado en octubre del 2012 y refrendado por los alcaldes de Iquique y Alto Hospicio, donde se establece que el acuerdo para la puesta en marcha y manejo  de un vertedero mancomunado tendrá una duración indefinida y que si cualquiera de las partes pone término anticipado al convenio deberá pagar a la otra, a título de avaluación anticipada de perjuicios la suma de mil millones de pesos y además, que si cualquiera de las partes incumple las cláusulas contenidas en el convenio primitivo y sus modificaciones, deberá pagar a la otra la suma de $100 millones por concepto de indemnización.