Vecinos de Baquedano denuncia despreocupación por el cuidado del Patrimonio Histórico

Una reunión entre instituciones, vecinos, locatarios y comerciantes del histórico Paseo Baquedano, se realizó esta tarde, para analizar el tema del descuido en que se encuentra dicha Avenida y que apenas iniciado el año registró un incendio que puso en peligro el lugar, principalmente el recién modelado Palacio Astoreca y las oficinas de la Corporación Museo del Salitre.
reunión en Avenida BaquedanoAl encuentro asistió el encargado de la Oficinas Comunitarias de Carabineros, SOM Roberto Rosales y el delegado del cuadrante 1, sargento  Germán Campos, quienes dialogaron con los vecinos. También concurrió el alcalde Huara, Carlos Silva, que además es el propietario del inmueble siniestrado.
Como resultado del encuentro, donde también hubo puntos divergentes, se gestionó una reunión con la intendente regional, Luz Ebensperger para este viernes a las 16:30 horas.
La vecina Vicky Cárcamo señaló que la noche del siniestro tuvo que votar a unos indigentes que se instalaron en su balcón y a los pocos minutos empezó el incendio. “Primero pensé que era en mi casa, y que querían incendiarla como represalia, pero al salir vi las llamas al frente. Ya estamos cansados, es urgente que la autoridad intervenga”.
La Presidente de la Junta de Vecinos Plaza Brasil, Betty Terrazas entregó similar impresión, porque en el sector conviven cada noche con la visita de los llamados ruqueros. “Ya basta, porque esto, como está demostrado, representa un claro peligro, por lo que exigimos que las autoridades actúen”, señaló.
“No sólo ocupan los balcones, sino que también hacen sus necesidades, fuman, se drogan y prenden fuego. Este es un problema endémico que se arrastra hace años”, insistió la presidenta de la Junta de Vecinos.
Museo del Salitre
Silvio Zerega, fue el único representante de instituciones que acudió al encuentro, que se llevó a cabo en la misma Avenida  Baquedano. “Como Corporación Museo del Salitre venimos denunciando este tema hace mucho tiempo, pero hasta ahora no hay una solución defintiiva”.
La Avenida Baquedano está declarada zona típica y algunos inmuebles son reconocidos como patrimonio histórico. Por lo mismo constituye un patrimonio de los iquiqueños y del país. Atrae visitas y turistas durante todo el año.
Contó que después del incendio, numerosas personas pasaban por el lugar lamentando lo ocurrido y no entendían cómo no se aplican medidas de protección, para evitar el peligro.  De hecho, a dos cuadras, otros ruqueros ocupaban un balcón en la mañana.
Tanto Zerega, como los dirigentes vecinales y comerciantes, reconocieron el trabajo de Carabineros e incluso, en su momento, del municipio, por erradicar a los ruqueros. Sin embargo, no tardan en volver.
Alcalde de Huara
Pese a ser el principal afectado, el alcalde de Huara, Carlos Silva, propietario del inmueble siniestrado, señaló que compró la propiedad con un crédito hipotecario, por lo tanto cuenta con seguros. “Lo importante, más que lo que me pasó a mí, es que se cuide la calle Baquedano, porque es un patrimonio, no sólo para Iquique, sino que para el país”.
Añadió que “sin duda que acá hay un problema de delincuencia y nadie ha tomado atención. Evidentemente que también hay un tema social con la gente en situación de calle, donde debe intervenir el gobierno. Se anunció un albergue, pero las personas siguen viviendo en la calle. Y quienes pagan el costo son quienes viven Baquedano”.
En lo personal, contó el edil que estaba remodelando la casa desde hace dos años, y que para ello presentó la documentación ante el Consejo de Monumentos nacionales, que debe aprobar las intervenciones. Justo este 2 de enero, recibió la autorización.
Sin embargo, como una forma de proteger la vivienda, la había forrado por dentro con vulcanita aislante, que en definitiva, evitó que las llamas se propagaran hacia el Palacio Astoreca y la Corporación Museo del Salitre.
Pero esa intervención le significó una multa, aún cuando la carpeta estaba en trámite. El edil hoy se siente complacido que este hecho evitara que el fuego se expandiera a toda la cuadra. “Siento que es como haber regalado esta cuadra a la ciudad, pero pienso que las autoridades deben tomar decisiones, porque nuestra principal calle, que reúne historia, patrimonio y que atrae el interés de los turistas, es la que está en muy malas condiciones. Espero que esto sirva para que se tomen las medidas”.
Respecto a sus planes, señaló que seguirá con la restauración del inmueble, pero hoy duda si vivir o no en el lugar cuando esté listo, por el peligro que representa toda esta avenida histórica.