Un daño sin control: Fuerte extracción de huiro en costas iquiqueñas

En Caleta Caramucho equipos de Kaitieki  y la Policía de Investigaciones (PDI) fiscalizaron una fuerte extracción de Macrocysits pyrifera, más conocida como Huiro. Esta alga parda estaría siendo sacada, indiscriminadamente, por pescadores tanto de la zona como de otras regiones. Gracias a fotos facilitadas por gente local, se pudo conocer esta triste realidad e identificar a algunos responsables.

ADEMAR huiro negroAl llegar los equipos de contingencia de Kaitieki  y PDI a Caramucho, los extractores se excusaron con la posesión de una autorización  del Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) para realizar esta labor, pero por ley sólo está permitido sacar este vegetal cuando está suelto o cortarlo sin sacar su raíz. Estos pescadores estarían destroncando esta valiosa alga, lo que constituye una falta a la ley de protección de este elemento marino.

Ante estos hechos, el 17 de diciembre se conformó el Comité de Defensa del Borde Costero de la Primera Región. Esta organización nace por la imperiosa necesidad, de diferentes entidades conservacionistas, de fiscalizar y proteger la flora y fauna marina de una manera organizada; con planes de acción respaldados por especialistas en estas áreas.

Como Ong hemos trabajado por semanas en esta situación junto a Sea Shepherd. La semana pasada ya se realizó una denuncia formal en Sernapesca sobre la extracción de este recurso, con copia a otras entidades para que tomaran conocimiento de esta problemática (Seremi  del Medio Ambiente, PDI y Gobernación Marítima).

Kaitieki repudia absolutamente la extracción de este recurso tan importante para nuestro océano. Además, queremos dejar en claro que no escatimaremos en esfuerzos para lograr que se detenga esta extracción tan dañina para nuestro mar y trabajaremos mancomunadamente con el Comité de Defensa del Borde Costero a través de nuestro representante, el director de este nuevo organismo, Marcelo Espinoza.

El amigo de todos en el océano: El Huiro

Desde Playa Blanca hasta el río Loa es la extensión donde el huiro está siendo arrasado en costas de la primera región. Con técnicas de arrastre, los pescadores  sacan botes llenos de esta alga desde su mismo tronco, lo que significa un perjuicio para este vegetal marino; ya que es destroncado y no permite su reproducción.

Tema no menor considerando que, esta alga parda, tiene una función estructuradora de hábitat de comunidades bentónicas y además es hogar exclusivo de algunas especies invertebradas. Es muy útil como área de desove y es un importante sustrato de asentamiento de diversas larvas.

Para muchas especies, es un refugio contra la predación  y es fundamental para las corrientes de fondo marino. También regulan el fuerte embate de las olas en el océano lo que significa un directo beneficio para todos nosotros.

Ignorar su importancia es ignorar la vida misma. Seguir con este verdadero atentado a la biología marina, es hacer un desaire al amigo de todos en el mar: el huiro. Es el que defiende, cobija, alimenta y calma a todos en ese hogar, llamado océano.