La Zona Franca de Iquique vive los estertores de su larga enfermedad, cuyo origen se remonta a hace más de dos décadas, cuando poco antes de que el dictador dejara La Moneda, en una de sus tristemente célebres “Leyes de Amarre”, decreta el cambio del modelo de administración, de un sistema público, a una Sociedad Anónima. Fue el momento en que Zofri perdió su alma y sentido, cuando abandona su promesa de desarrollo regional, para abrazar el obtuso credo de la rentabilidad inmobiliaria. La rebelión de trabajadores y empresarios contra la apertura de los domingos y las alzas de tarifas del 135%, es sólo la punta del iceberg.

Trabajadores y empresarios en paralizacion ZOFRIPor: Iván Valdés

Es diciembre, el mejor mes para el comercio y las puertas del Centro Comercial están cerradas. Cientos de personas con banderas negras, pancartas, gritos, cantos y música, bloquean los accesos desde la mañana del lunes 9… son los mismos trabajadores y empresarios de los módulos que hoy sacrifican su mejor opción comercial durante el año, para enviar un desesperado mensaje a las autoridades y ciudadanía: la Zofri  se muere y se requieren medidas urgentes para recuperarla. Para los movilizados es tal la gravedad, que hoy trabajan hombro con hombro dos actores que se suponía adversarios, como son los empresarios y sus trabajadores. Ellos advierten que tras el “tarifazo”, que más que duplica el costo de operación en Zofri, y la imposición de apertura los días domingos, la administración lo que busca es convertir este espacio de exención tributaria en un “mall” más, renunciando definitivamente al proyecto industrializador que dio origen y sentido a este proyecto.

Hace dos décadas eran medio centenar las empresas industriales que operaban en Zofri… hoy son menos de media docena. Para la empresaria industrial y una de las fundadoras de la Asociación de Empresarios, Virginia Escobar, ese dato es la muestra palpable de la pérdida de sentido de la Zona Franca. “Desde que se cambió la Junta de Vigilancia y Administración por la Sociedad Anónima, el sistema se ha ido degradando. Hoy el directorio de Zofri S.A. no tiene ningún proyecto de desarrollo para la región, simplemente no le interesa; su único objetivo es maximizar las ganancias de la Sociedad Anónima de la forma más rápida y fácil posible, es decir, simplemente elevando los costos para los usuarios del sistema”.

En el mismo sentido, es elocuente que mientras Zofri S.A. muestra utilidades crecientes año a año, las ventas de los usuarios se tambalean: el último sexenio muestra déficits comerciales todos los años –se compra más de lo que se vende- por montos promedio superiores a los 400 millones de dólares al año. Sólo en 2009 los usuarios lograron vender más de lo que compraban, con un saldo a favor apenas superior a los 50 millones de la divisa. Asimismo, se muestra un deterioro relativo de las ventas, en comparación con las alzas que muestran las ventas de prácticamente todos los sectores económicos, en particular el retail. A esto se suma que un tercio de las ventas lo concentren sólo dos rubros: el automotriz y el de combustibles y lubricantes, el resto de las ventas se reparten… ¡en otros 28 rubros! En otras palabras, si en promedio la obtención de utilidades para usuarios es deficiente, la situación de vuelve dramática para quienes trabajan fuera del rubro de los automóviles y derivados. ¿Éstos usuarios podrán asumir indefinidamente una lógica de alzas exponenciales de los costos de operar en el sistema?… “Imposible”, es la respuesta categórica de Lourdes Cárdenas, presidenta de la Asociación de Empresarios de Zofri.

“En 30 años no han hecho una sola inversión por los trabajadores”

¿Cómo evalúan los administradores esta situación?, “a ellos no les interesa lo que pase con los usuarios y sus trabajadores… ellos imponen unilateralmente las condiciones de los contratos y si nos quejamos, su respuesta es siempre la misma: si no le gusta, puede irse. No entienden que somos nosotros los que hacemos la Zofri”, aclara Cárdenas, la timonel de los empresarios. Es más, agrega que la tónica en el trato por parte del presidente del directorio, Luis Alberto Simian, “ha sido de total falta de respeto hacia nosotros, grosero incluso”. Sería la absoluta falta de voluntad por parte de este personaje, lo que explica el fracaso de la mesa de diálogo sostenida entre las partes y junto al gobierno regional, registrándose tres encuentros sin que la administradora cediera en ninguno de los puntos en discordia. “Lo que quieren en realidad es sacar a las pymes para dejar sólo a las grandes empresas operando y en un formato de ‘mall’, de hecho el Sr. Simian ha dicho claramente que quiere eliminar los módulos chicos”.

La otra ofensiva del directorio se dirige contra los trabajadores: lograr la apertura de los domingos. La iniciativa es secundada por un puñado de grandes empresas y que son representadas por la ex intendenta Antonella Sciaraffia -la misma que hoy enfrenta dos juicios por millonarios casos de corrupción. En la misma lógica de homologar las actividades comerciales de Zofri, con las que realiza un “mall”, el argumento es que si estos establecimiento abren todos los días, ¿por qué la Zona Franca debería ser una excepción?… “¡Porque Zofri no es, ni nunca ha sido un ‘mall’!”, enfatiza Nelson Mondaca, presidente del Sindicato Interempresa.  Y agrega: “Es un espacio de excepción que busca precisamente lograr objetivos excepcionales, vinculados al desarrollo productivo de la región, mejorar la calidad de vida en una zona extrema y apuntalar el poblamiento del territorio, ‘malles’ hay muchos en Chile, zonas francas sólo dos, dejemos que cada uno cumpla con su función”.

Para el líder sindical, abrir los domingos no tendría beneficios comerciales significativos, algo en lo que concuerdan los dirigentes empresariales, “porque está comprobado que las ventas ese día son mínimas”, mientras que por el contrario, implicaría un alto costo humano, “aquí la gente trabaja de 10 a 12 horas diarias, en condiciones muy precarias; ¿y quieren a eso sumarle el domingo?, lo único que consiguen con eso es destruir a las familias”. Asimismo agregó que: “es necesario tener también en cuenta que casi el 65% de los trabajadores viven en Hospicio, por lo que deben sumarse a la jornada laboral dos horas diarias, a lo menos, por concepto de transporte”.  Por todo eso, “antes que agregar más días y horas a la jornada, la administración debe preocuparse de mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de Zofri; no hay transporte, no hay casinos, ni hay baños para los trabajadores… ¡en 30 años no se ha hecho una sola inversión en beneficio de los trabajadores!”, enfatiza. Y como de muestra un botón: la única infraestructura que existe en Zofri para los trabajadores es un casino con capacidad para 80 personas… y sólo en el sector comercial laboran 1200.

Retornar a sus orígenes para proyectarse al futuro

Para muchos resulta especialmente frustrante la lógica inmobiliaria rentista de los administradores de Zofri, en momentos en que en Chile y la región se discute el aprovechamiento industrial de la posición geopolítica de Iquique. La apuesta por construir un “cluster” optimizado con la mejora del puerto de Iquique, para captar buques de alto calado; así como la construcción de una vía directa de conexión con el “puerto seco” de Hospicio, como lugar de almacenamiento; se une a la idea de una Zofri con capacidad industrial que permita el ensamblado o la producción de bienes finales a partir de insumos importados. Todo, de cara a la apuesta estratégica de convertir a Tarapacá en un “Corredor Bioceánico”, que una a las pujantes economías del Asia Pacífico, con los principales países de la costa atlántica sudamericana.

Por suerte para los movilizados, los ecos de su protesta se están haciendo sentir, y no sólo por los alrededor de 500 millones de pesos que se pierden al día por el bloqueo al Centro Comercial. La defensa del proyecto de fomento productivo que es Zofri y la defensa de los pequeños y medianos empresarios, además de sus trabajadores, se está haciendo sentir más allá de la región. Los huelguistas ya recibieron respaldo de la CUT, así como destaca la visita -realizada el pasado 12 de diciembre- del Director Nacional de la Conupia (Confederación Nacional de la Pequeña Industria y Artesanado de Chile), Humberto Solari, quien respaldó plenamente sus demandas. Cada día que pasa el movimiento parece fortalecerse, en la medida que sus razones van superando las vallas de la censura que imponen los poderosos.

Y es que los dirigentes de la verdadera rebelión que se vive en Zofri, dan en el clavo cuando afirman que su movilización supera sus legítimas reivindicaciones gremiales, que de lo que se trata es de recuperar una Zona Franca que piensa su desarrollo como parte del desarrollo de toda la región y no como meros recaudadores de un abusivo monopolio inmobiliario. Esa no es la Zofri que requieren los nuevos tiempos y que merecen los ciudadanos de Tarapacá. Hoy resulta indispensable transformar ventajas comparativas en ventajas competitivas, dotar de valor agregado a la actividad económica, generar encadenamientos productivos y estrechar los lazos comerciales con el resto de América Latina. Tarapacá no necesita más especuladores, requiere liderazgos con los pies en el presente y la mirada en el futuro, que es la clave del desarrollo.

¿Qué es Zofri?

Poco antes de que los “Chicago Boys” asumieran el control de la política económica de los militares, el Decreto con Fuerza de Ley 341, del 25 de junio de 1975, crea la Zona Franca de Iquique (Zofri). Su misión era apoyar el desarrollo económico de la región mediante la industrialización, aprovechando su privilegiada posición geográfica, que le permite ser un punto de encuentro comercial entre Sudamérica y Asia. Como su nombre lo indica, sus principales franquicias con la exención del pago del Impuesto de Primera Categoría, y exención del Impuesto al Valor Agregado o IVA. Sus rubros en tanto son dos: Servicios Logístico, de recepción, inventario y transporte de mercancías; e inmobiliario, que corresponde al arriendo de espacios, este último representa el 75% de los ingresos de Zofri. Sólo un 15% de sus utilidades se reparte entre las regiones de Tarapacá y Arica y Parinacota, el resto se remesa a Santiago o a los accionistas privados.

A partir de 1990 Zofri es administrada por una Sociedad Anónima, que tiene la concesión del recinto por 40 años. El accionista principal es Corfo, con más del 70% de los títulos, el resto corresponde a inversionistas privados. En los últimos tres años, el movimiento comercial de Zofri ha superado los 7.500 millones de dólares anuales. Sus principales proveedores son China, con un  38%; EE.UU., con un 19%; y Japón, con el 9% de las compras. Sus principales clientes en tanto, son Bolivia, concentrando el 54% de las ventas; Paraguay, con el 20%; y Perú con el 18%.  Finalmente destacar que en el sistema operan alrededor de 1.650 empresas y se estima que genera 20.000 empleos directos e indirectos. En Zofri se realizan ventas tanto al por mayor, como al detalle. Ésta última se realiza en el Centro Comercial, donde se pueden encontrar más de 600 “módulos” con diversos tipos de artículos, entre los que destacan los electrodomésticos, perfumería y licores, entre otros.