Un buen jefe es clave para retener talento

Thierry Guihard Director General Sodexo Servicios de Beneficios e IncentivosPor: Thierry Guihard, Director General de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos

En un entorno tan competitivo como el actual, el factor humano es un gran diferencial  en el desempeño de las empresas, de ahí que la retención de talentos es una de las principales prioridades de las áreas de  gestión  de personas en Chile. Incluso, un reciente estudio de la consultora Michael Page  demuestra que en esta materia, en nuestro país el 93% del foco de los departamentos de gestión de personas está puesto retener talentos. A esto le siguen la prioridad por ofrecer capacitación y desarrollo y también por entregar beneficios.

Ahora bien, para retener talento no sólo basta con que las gerencias de personas se  focalicen en otorgar compensaciones, beneficios  y en entregar rentas acordes a cada posición, hoy es clave también construir estrategias en relación a elementos que valoren los empleados, tales como relación con sus jefes directos y el  ambiente laboral.

La relación con las jefaturas es un factor relevante en el nivel de satisfacción de la persona con su trabajo y también en su proyección en la empresa, considerando que los jefes son un eje importante de motivación en sus equipos. En ese contexto, es clave que las empresas formen a sus líderes en materia de motivación y reconocimientos y les den herramientas para trabajar este aspecto. Justamente, el programa ReconoSER de Sodexo Servicios de Beneficios e Incentivos es una herramienta útil a las jefaturas para saber cuándo y cómo reconocer a sus colaboradores de manera oportuna, personalizada y ajustada a las motivaciones de cada persona. Lo anterior  favorece el crecimiento, la rentabilidad y la productividad de las empresas.

También, hay que considerar que los jefes son gestores de dos elementos fundamentales al momento de tener colaboradores comprometidos: el apoyo y la justicia. En sus manos está el brindar apoyo emocional, ofrecer información y consejo, y tratar de forma justa a sus colaboradores.   Claramente, una relación de buena calidad entre jefe y subordinado ayuda a incrementar los índices de satisfacción y de compromiso de los empleados, quienes desarrollan comportamientos que van más allá de las obligaciones estrictas de su rol.

Asimismo, es importante destacar que los empleados  relacionan las características de sus jefes con las corporativas, lo que es clave al momento de retener el talento. Por lo mismo si una relación jefe –sub alterno se caracteriza por una comunicación fluida y un buen trato recíproco, los empleados podrían pensar que ello es reflejo de lo que en general ocurre en la organización, y por tanto, que existe un clima de comunicación positivo y un alto grado de bienestar en la misma.

En definitiva una empresa que entregue a sus líderes herramientas  para que estos permitan el desarrollo de sus colaboradores combinando retos y oportunidades y entregándoles un ambiente estimulante, y una cultura de confianza,  podrá retener eficientemente al talento. Y no hay que olvidar que serán los empleados con talento los que ofrecerán a las organizaciones sus mayores ventajas competitivas.