Guardaparques de región de Tarapacá conmemoran su día

Guardaparques de la región de TarapacáCon la protección de más de 320 mil hectáreas en la región, entre las que destacan emblemáticos territorios, como el Salar del Huasco, Volcán Isluga, Salar de Llamara y Geoglifos de Pintados, los guardaparques conmemoraron su día y recibieron un reconocimiento en una ceremonia realizada en la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal.

La celebración establecida por la Corporación Nacional Forestal (CONAF), organismo dependiente del Ministerio de Agricultura, destaca el rol del guardaparque en la contribución a la gestión de la conservación y preservación de la biodiversidad existente en las áreas silvestres protegidas.

En nuestro país el origen del guardaparque se remonta al año 1914, años posteriores a la creación de la Reserva Nacional Malleco (1907), unidad que tiene un valor fundacional ya que es la primera área protegida del Estado creada en Chile y Latinoamérica.

Miguel Ibarra, guardaparque de la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal, se refirió al destacado papel que cumplen. “Para ser guardaparque hay que saber de todo. No sólo porque sea algo estipulado en el papel, sino que así lo exige el día a día en las áreas silvestres protegidas, donde no solamente trabajamos, también vivimos. Este último punto es muy importante, porque nuestro trabajo es también un estilo de vida y, en muchos casos, una comunión con la naturaleza”.

Actualmente siete hombres y una mujer conforman el equipo de guardaparques en nuestra región,  quienes actualmente cumplen funciones entre el Parque Nacional Volcán Isluga, el Parque Nacional Salar del Huasco y la Reserva Nacional Pampa del Tamarugal.

Juan Ignacio, director regional de CONAF, sostuvo que “en este día quisiera destacar el noble trabajo que realizan los guardaparques en materia de protección de nuestros recursos naturales y de educación ambiental. Hacemos un reconocimiento a los guardaparques que con gran vocación se desempeñan en lugares lejanos y de difícil acceso, lo cual implica muchos sacrificios, pero que cumplen con abnegación, profesionalismo y con calidad humana”.