INDAP entrega en Colchane corrales para resguardar a animales de condiciones climáticas extremas

Corrales entregados por INDAP en ColchaneComo una forma de generar la infraestructura necesaria para una correcta gestión del riesgo agroclimático, el Ministerio de Agricultura, a través de INDAP, entregará 19 corrales en la comuna de Colchane, con el fin de mantener a los animales protegidos ante las variables climáticas que se presentan en la zona.

Es así como en representación de la casi veintena de beneficiarios del programa Incentivo al Fortalecimiento Productivo (IFP), el director regional de INDAP, Claudio Koplow, entregó cuatro corrales, dos en la localidad de Escapiña, a Lina Challapa Challapa y Florencio Mamani Choque; y dos en  Cotasaya, a los agricultoras Martina Mamani Choque e Idalia Mamani Choque.

“Esto es parte de las inversiones que realiza INDAP con los agricultores y corresponde a una necesidad muy sentida de nuestros usuarios dadas las  inclemencias del tiempo particulares de esta comuna, como lluvia, granizo, bajas temperaturas, que afectan directamente a la masa ganadera de la comunidad, particularmente a las crías por falta de protección”, señaló el director de INDAP, quien destacó el hecho que estas estructuras sean de autoconstrucción, es decir reciben el apoyo financiero para la compra de materiales por parte del Gobierno y la mano de obra corre por cuenta de los mismos beneficiarios.

Recordó que el año pasado se construyeron 10 corrales en Colchane en un plan piloto y “hoy vamos a alcanzar casi una veintena en esta comuna, lo que significa que los agricultores y ganaderos están cada vez más conscientes de la necesidad de minimizar el impacto ante eventuales fenómenos climáticos que  puedan afectar  el desarrollo ganadero  en la  zona altiplánico y a la vez resguardar su patrimonio”.

Estos corrales, que significan una inversión de 38 millones de pesos, de los cuales un 10 por ciento fue aporte de los mismos beneficiados, tienen como particularidad que cuentan con una casa anidera para Buhos y posadera para facilitar la caza de aves rapaces existentes en el lugar, ambas innovaciones con el claro propósito de favorecer la lucha biológica natural del lugar.

“Las casas anideras son para búho, ya que estos comen ratones, cuyes y otros roedores, que causan gran daño en los cultivos de quinua y de hortalizas. La idea nace de la observación de antiguos cobertizos ya existentes en donde se han visto, en reiteradas ocasiones, restos producto de la digestión de estas aves (egagrópilas).  Estas casas anideras se construyeron basándonos en un diseño de la Unión de Ornitólogos de Chile. También en algunos casos se incorporaron posaderas fijas, que son palos de dos a tres metros de alto con otro horizontal, que busca facilitar a las aves rapaces depredadoras su alimento. Estos son elementos nuevos que estamos incluyendo en las inversiones de INDAP”, explicó Koplow.

Marcelina Mamani, beneficiaria de la localidad de Cotasaya, se mostró muy agradecida por la inversión realizada para resguardar sus animales, “porque así ya no mueren las crías en el frío”. A la vez comentó su intención de complementar el corral con bodega de acopio para fardos y manga para atención veterinaria.