Hacia una cadena de valor “verde”

Por: Janet Awad
Gerente General de Sodexo Chile

Actualmente las demandas de los proveedores y clientes exigen que las empresas, en especial aquellas que prestan servicios, se focalicen en mejorar y reforzar el alcance de sus operaciones. En este sentido, todos los aspecto relacionados a la logística o Supply Chain Management (SCM) deben formar parte de la columna vertebral de estas compañías.

Debemos entender que el SCM es parte de la agenda estratégica y debe involucrar diversos actores. Nuestro rol como compañías proveedoras de servicios es “orquestar” y/o articular la sincronía eficiente de esta cadena. Sólo así podemos asegurar el nivel de servicio comprometido a nuestros clientes. Esto se vuelve más crítico aun cuando las demandas son extremas e impactan en los resultados de nuestros clientes. Por ejemplo, en el caso de la operación del Dakar que se realiza en condiciones extremas, Sodexo debe alimentar una caravana de 3.000 personas, durante 15 días, recorriendo alrededor de 10.000 Kms, es ahí donde el proceso de Supply Chain y la entrega del servicio impactan directamente a la competitividad del negocio.

Es importante considerar también que hoy en día una cadena eficiente de logística no sólo debe contemplar una oferta atractiva y variada; incrementar la productividad con una razonable ecuación precio/delivery del servicio, asegurando en todo momento la continuidad operacional; y promover el “comercio justo”, entre otros beneficios, sino también es importante que considere aspectos relacionados con la sustentabilidad.

La tendencia hacia las “Cadenas Verdes”, con productos y servicios amigables con el ambiente, que considere también aspectos de responsabilidad social, representa un gran reto para las cadenas de suministros que deben ser diseñadas bajo estrictos parámetros de armonía con el medio ambiente.

Las empresas y sus cadenas deben asumir la responsabilidad que les toca en la protección del medio ambiente de los países en donde operan y de aquellos de los que obtienen sus insumos básicos. La logística deberá ser atendida no solo como una gran fuente potencial de ingresos, que lo es, sino como parte de una responsabilidad social de las empresas para sus comunidades.